PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 22 de junio 2021 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaMundoMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Ciro Añez Núñez

Más calidad institucional menos devaneo y corrupción


2021-05-31 - 18:30:03
En esta última década, los bolivianos llevamos más de dieciséis años azotados con puras cortinas de humo, tratando de ocultar la ausencia total de calidad institucional, siendo mal administrados e incluso algunos por el trato recibido, pareciera que consideran al pueblo como borregos, y en consecuencia, si bien se podrá cambiar de pastor de los borregos, pero nunca llega el gestor útil, eficiente y servicial.

Los bolivianos, en nuestra condición de contribuyentes y administrados, debemos exigir necesariamente una buena gestión a las autoridades y/o servidores públicos, sea cual fuese la línea política que fuese; no más show, no más cortinas de humo para ver cómo nos toman nuevamente el pelo más que nunca.

Actualmente, en los noticieros, todos los políticos nacionales y algunas ex autoridades resaltan la buena gestión que realizan los países anglosajones a nivel policiaco, como ser los Estados Unidos, donde promueven la "competencia justa", por ende, la "traición a la verdad" y la "falta de transparencia" cometidos dentro de su país, acaban siendo investigados y sancionados, una muestra de ello, es la investigación penal por el delito de lavado de dinero a la empresa Bravo Tactical Solutions LLC con residencia en Florida, EEUU y los tentáculos que dicha empresa tuvo con un red de sobornos en la venta de gases lacrimógenos y otros pertrechos no letales al Estado boliviano.

La eficiencia demostrada por el FBI es oportuna, y merece un gran aplauso por dicha labor, al extremo que hasta quienes se denominan "anti-imperialistas" en el país, han salido a las calles y a los medios de comunicación, enalteciendo y venerando a dicha agencia norteamericana; mientras tanto, en Bolivia, casos como el Fondo Indígena, llevan más de ocho (8) años sin tener siquiera una auditoria global consolidada, a duras penas existen algunas ínfimas sanciones para algunos en comparación al grave hecho ilícito cometido; y, menos aún, se ha logrado condenar absolutamente a todos los responsables de un posible daño económico que oscila en casi 200 millones de bolivianos, siendo una vergüenza nacional aquella impunidad, constituyendo un lamentable premio a lo que viene ser la otra pandemia en la región, esto es, la corrupción.

La justicia norteamericana, conforme a sus tiempos, con probabilidad establecerá las correspondientes condenas a quienes cometieron el delito de lavado de dinero en su país, dando a Bolivia todo un buen ejemplo sobre eficiencia investigativa, la cual debiera ser imitada en todos los procesos penales que tiene por delitos de corrupción, evitando el devaneo y la pérdida de tiempo con los shows mediáticos, más aún en estos tiempos, donde no debemos simplemente ocuparnos sino verdaderamente ser productivos de forma íntegra e integral.

Basta de tanta distracción y mediocridad al creer que por culpar a los demás u a otras gestiones, es la perfecta excusa estrella para evitar y/o evadir exigencias y responsabilidades propias por los cargos públicos que ostentan, cuando existen tantos casos inconclusos de corrupción al interior del propio país (Bolivia) y sumado a ello, cabe mencionar solo dos de las actuales mayores crisis que padecemos (en lo inmediato):

1) SALUD PÚBLICA (improvisación total en el manejo del sistema sanitario frente a la Covid-19; gente muriéndose casi a diario en centenas; el dolor y el sufrimiento de la gente sumado al excesivo lucro en algunos sectores de salud aprovechándose de las desgracias ajenas, gente reclamando por la segunda dosis de sus vacunas, el contrabando y la reventa informal de medicamentos, entre otras); y,
2) CRISIS DE CONFIANZA INSTITUCIONAL GENERALIZADA, por ejemplo, solo por citar un par de situaciones: a) las políticas económicas no rinden hasta ahora sus frutos prometidos (al parecer tan solo se enfocan en el endeudamiento y en aguantar "rogando" que pronto "suban los precios de las materias primas" a nivel internacional, para luego salir aduciendo que fueron genios, cuando el posible aumento de precios de materias primas, para nada, es atribuible al propio país); b) la administración de justicia y su espeluznante caída al vacío, denotando una omnímoda falta de respeto a su independencia. Ya no cumple debidamente la función de contener al poder punitivo, por lo tanto, ya todo pareciera que carece de sentido, al haber dejado de ser el generador de certidumbre y de confianza a la ciudadanía para convertirse en su opresor o en su gran tragedia y desventura.

Con todo ello, ya es hora, que tanto administradores como administrados, debamos dejarnos de ocuparnos simplemente en los pasatiempos; y, por el contrario, seamos productivos auténticos en todos los ámbitos basados en los principios éticos morales consagrados en la Constitución boliviana (art. 8).

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0