PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 22 de junio 2021 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaMundoMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

Corrupción en cascada


2021-05-27 - 20:49:57
Si el actual gobierno boliviano siguiendo sus propias huellas se encontraría de golpe con el origen de la corrupción que promovió desde hace 14 años, entraría en un túnel oscuro y mal oliente que debería obligarlo a realizar labores de limpieza urgentes.

Fue precisamente al inaugurar el primer año de su mandato, que el presidente Evo Morales se quejó de las limitaciones que la ley impone para ejecutar sus deseos y decidió "meterle nomás" dictando un decreto supremo que dio curso a las compras directas del Estado y dejó a las licitaciones en el limbo de las cosas por hacer, dando paso a un largo período de atropello y desconocimiento substancial de la ley y el orden.

Del festín de contratos, compras, adquisiciones realizadas durante los tres gobiernos de Morales no se tiene ningún conocimiento, nadie realizó una auditoria sobre el gasto billonario que se hizo. El gobierno de la señora Añez ni tuvo la voluntad ni el tiempo para hacer esta tarea. Y luego vino la continuidad del actual que está claro tiene la función de ocultar o hacer desaparecer los actos delictivos que comprometan a su predecesor.

Fue la prensa, esa que aún puede tener la conciencia y manos libres, la que publicó actos de corrupción, que por su dimensión y alcance no pudieron tapar. Periodistas solitarios. atrevidos y corajudos señalaron con pruebas al mismo presidente Morales y sus ministros más allegados, Quintana, Arce Zaconeta, Arce Catacora, Romero y la lista es muy larga de haber promovido y ejecutado delitos en función del cargo. Estas denuncias se quedaron en eso, en denuncias, y se las pusieron en el cajón del olvido. ¿Por qué? pues por la sencilla razón de que ninguna instancia institucional encargada de llevar adelante las investigaciones necesarias dijo esta labor es mía. Y así la impunidad se puso la careta de la honestidad.

Luego vienen, con la desfachatez que tiene todo sinvergüenza, a predicar honestidad. Y sacuden su sotana de la infamia cuando pescan la corrupción ajena y quieren hacernos creer que son los portaestandartes de la lucha anticorrupción.

Si de investigar la compra de gases lacrimógenos se trata, comiencen por indagar todas aquellas que hizo el gobierno de Evo Morales y su Ministros de Gobierno, además de la compra del avión presidencial, con evidente sobreprecio, de los helicópteros, de los vehículos y sedes sociales que fueron donadas a dirigentes sindicales y no está demás saber ha cuanto alcanzaron las compras para equipar y amoblar la llamada "casa grande el pueblo". ¿Qué se sabe de todo esto? Nada. Así de simple, nada. No digamos que deberíamos saber, a estas alturas, de los 500 millones de dólares manejados por la amante de Evo Morales, Gabriela Zapata negocio comprobado en el libro de Carlos Valverde "Santa Zapata" que se ha resuelto con una detención sin juicio hasta ahora, para encubrir el delito presidencial.

Todo esto resulta un atropello a la decencia y la dignidad de un pueblo sufrido y pobre como es el boliviano. Es una lástima que el FBI no pueda investigar en Bolivia, porque si eso sucediera todos los que ahora gritan y se llenan la boca acusando, estarían camino a su celda acompañados de sus socios.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0