PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 22 de junio 2021 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaMundoMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Marcelo Ostria Trigo

Las elecciones en Madrid


2021-05-11 - 19:58:07
Los gobiernos, especialmente en nuestra era, no duran por siempre. Uno de los ejemplos constituye España, donde la coalición del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Podemos, creyeron que, juntando sus fuerzas electorales perdurarían en el poder, cambiando todo; es decir –por alguna declaración– restablecer la República.

La monarquía constitucional española respeta los derechos democráticos y la libertad de sus súbditos. La prueba es que se realizan elecciones libres y periódicas para elegir a sus gobernantes. Es más, todos pueden tener representación parlamentaria, aún los pocos que abogan por la restauración de la República, como es el caso de los dirigentes de Podemos.

Hasta hace poco, los españoles se identificaban mayoritariamente con dos corrientes políticas: el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE); el primero de centro y el segundo de izquierda. Esto cambió con la salida del PP del último gobierno presidido por Mariano Rajoy, y los socialistas se fortalecieron con el pacto con una facción radical de izquierda: Podemos. Realmente, este partido dio otra fisonomía a la política española.

Habrá que recordar que Podemos había cooperado y obtenido réditos de distintas maneras –algunos muy cuestionados ética y legamente– con gobiernos populistas de nuestra región. Hay antecedentes de que recibió varios beneficios, como en el caso de Neurona, que el Parlamento de la UE acaba de pedir que sea reabierto por la judicatura boliviana. Esto, pensaron ellos, no incidiría en los electores madrileños para elegir al gobierno de la capital española.

La contundente pérdida electoral de la izquierda fue muy dolorosa para los partidarios del PSOE y de Podemos. El PP obtuvo más votos que toda la izquierda junta para desesperación principalmente del dirigente de Podemos, Pablo Iglesias, que ante semejante derrota resolvió dejar la política y alejarse de la segunda vicepresidencia y todos los cargos que ocupaba en el gobierno español. No ha caído el gobierno de Pedro Sánchez, pues su situación no estaba en juego; pero perder en Madrid muestra una tendencia descendente de su partido arrastrado por Podemos en la bajada de las preferencias ciudadanas.

La caída de Pablo Iglesias, también ha sido lamentable para los integrantes del Grupo de Puebla, cuyos planes populistas de copar Iberoamérica dependen también de la cooperación de algunos países o, por lo menos, que no se objeten sus métodos antidemocráticos.

Los resultados de las elecciones de Madrid, muestran que crece el descontento ciudadano en España y que, en los próximos comicios generales, el PSOE llevará, como ahora, el mal antecedente de haber pactado con un partido extremista con estrechos nexos con el populismo autoritario de Latinoamérica.

Para el actual gobierno de Bolivia, lo sucedido en las elecciones de la capital española es una pérdida de un importante socio –Pablo Iglesias– que fue condecorado por el régimen del MAS y con el que hizo negocios nada claros. El oficialismo boliviano debe comprender que ahora no todo dura eternamente: ni sus socios ni sus pretendidos quinientos años.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0