PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 31 de julio 2021 Contacto
InicioPortadaRecientesEspecialesBoliviaMundoMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Memorias de un Desmemoriado


2021-03-30 - 19:40:18
En medio de una obstinante como intolerable campaña, tendente a establecer si fue o no fue un golpe de Estado el que decretó el fin del gobierno masista y la posterior fuga de Evo Morales a México, la prestigiosa editorial argentina Planeta publicó un libro, en agosto de 2020, bajo el asiduamente plagiado epígrafe de la famosa frase de Tupac Katari, “Volveremos y seremos millones”,donde el huidizo exmandatario expone sus memorias, acerca de los sucesos que determinaron su renuncia y posterior fuga, con la indudable, deliberada, y clara afirmación, de que fue él quien tomó la decisión de renunciar el día sábado 9 de noviembre, un día antes que los militares se la requiriesen.

Más claro agua, dichas declaraciones, muy poco conocidas hasta la fecha, refutan palmariamente a aquellos líderes del oficialismo que insisten en señalar que en 2019 hubo un golpe de Estado, especulando que fueron las FFAA las que “sugirieron” a Evo Morales renunciar a su mandato.

Curiosamente, en su discurso de renuncia, el dimitente jamás mencionó un supuesto “golpe de Estado”, y menos a una medida coercitiva que estarían ejerciendo los militares para asumir tal determinación. Al contrario, suponemos que Kaliman, como el pequeño Solin, ya estaban al tanto de la abdicación, como también de los contundentes resultados emitidos en el seno de la reunión organizada por la Iglesia católica, Naciones Unidas y la Unión Europea, con la presencia de representantes del MAS y del renunciante:la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, la diputada Susana Rivero y la exministra Teresa Morales. Demás está repetir la presencia de los expresidentes Tuto Quiroga y Carlos Mesa, que jugaron un importante papel en la salida del evadido.

Continuando con el propio relato de su dimisión y posterior fuga, el libro de marras registra el presente testimonio, en clave de aventura heroica, que resulta inconfundible por la riqueza del lenguaje a la que nos tuvo acostumbrados durante más de catorce años, y dice así: “Antes de renunciar, bien lo medité. Pensé en tirarme monte adentro, selva adentro para gobernar (…). Al día siguiente (el 10 de noviembre), la acción tan natural del movimiento campesino, de muchos sectores sociales, podría haber sido tomar el Palacio, la plaza Murillo. Y no sé si la gente civil de la derecha habría disparado, tal vez algunos sí, pero la Policía sí habría metido bala y el resultado habría sido una masacre”.

“Yo evalué profundamente esto y no puedo ser responsable de una masacre. Informé a mis ministros, a mis compañeros, para evitar esa masacre, mejor renunciar, no por cobarde, sino por cuidar la vida. Repito: ni un muerto a bala durante el conflicto. Siempre hemos recomendado a la Policía cuidar las vidas, no disparar”, insiste Morales en el texto.

Tanta indulgencia y misericordia contradicen sus instrucciones telefónicas a Faustino Yucra, desde México, de cercar y privar a la población de comida y agua. Asimismo, sus recientes declaraciones que desconocen lo expuesto en el libro mencionado, lo que nos obliga a creer que la prestigiosa Editorial Planeta olvidó su reputación y produjo las Memorias de un desmemoriado.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0