PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 16 de abril 2021 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaMundoMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Jorge V. Ordenes L.

En torno al enfriamiento artificial de la atmósfera


2021-02-23 - 22:22:46
¿Es posible? Claro que es posible por lo menos para ganar tiempo y que los países tengan la determinación y el ñeque para hacer que la gran industria deje de contribuir al suicidio colectivo y apreste tecnologías que reduzcan drásticamente el calentamiento climático. Incluso B. Gates enuncia en un nuevo libro cómo retirar inversión de la industria de hidrocarburos, en la que en su momento él invirtió, e invertir esta vez en lo que se ha venido a llamar “energía verde” que no eleve desmedidamente la temperatura de la atmósfera, más bien que la mantenga y acaso la reduzca. Una forma de hacerlo es recurriendo a lo que hasta hace poco se consideraba “ciencia-ficción:” refrescar el planeta en forma artificial.

Se hace por medio de la “intervención climática solar,” o geoingeniería, que es refractar la energía solar de modo que retorne al espacio tal como lo hacen las humaredas cenizosas de las erupciones volcánicas. La idea ha sido desestimada como ilusoria, incluso peligrosa porque dizque instaría a quemar fósiles desmedidamente. Pero el calentamiento climático continúa implacable causando huracanes, incendios, inundaciones, descongelamiento de “hielos eternos” y otros desastres que sabemos provienen del calentamiento climático al que es imprescindible detener… y reducir. De allí que la geoingeniería sirva.

Ch. Flavelle, NYT, cita a M. Gerrard, Director del Centro Sabin de Leyes de Cambio Climático de la U. de Columbia, y editor de un libro sobre geoingeniería y sus implicaciones legales, diciendo: “se trata de una crisis existencial… y necesitamos recurrir a todo medio para aliviarla. La geoingeniería es como la quimoterapia en este caso para el planeta… Si todo lo demás es insuficiente, hay que recurrir a ella.” Recientemente la organización sin motivos de lucro, Silver Lining, anuncia una subvención de US$3 millones a las universidades de Cornell, Washington, Rutgers y al Centro Nacional de Investigación Atmosférica, EEUU, para estudiar el lado práctico: cómo y a qué altura de la atmósfera se debe esparcir el aerosol que en la ingeniería ambiental es una cultura o cultivo de partículas sólidas o líquidas suspendidas en un gas. Su tamaño va de 0,002 Mn (medida Mnemotéctica) a más o menos 100 Mn, o sea, desde unas cuantas moléculas hasta el tamaño en que no permanezcan suspendidas. Crucial para determinar qué tamaño de partícula se debe disparar a las nubes para hacerlas más brillantes, por cuánto tiempo, dónde, y determinar el efecto que todo esto tenga en la producciòn agrícola de la región, el país o ¡del Planeta!

El ingeniero mecánco-aeroespacial D. McMartin de la U. de Cornell postula que esas partículas de aerosol esparcidas en la atmósfera a diferentes alturas y en distintas regiones del mundo reflactarán la luz del sol con resultados de enfriamiento diferenciados lo que es imprescindible saber sobre todo por su efecto en la intensidad de huracanes, incendios forestales, cosechas, el monsoon de Asia y los hielos de los polos. Urge aprender dónde, a qué altura y qué extensiones deberá abarcar el desparrame de partículas de aerosol. Australia está invirtiendo en ver cómo la técnica puede ayudar a salvar los arrecifes de coral. Que es necesario hacerlo no hay duda. Menos mal que parece haber los recursos necesario para emprender el cometido ya que el calentamiento atmosférico se está convirtiendo en una espada de Damocles planetaria. Llegar al uso sistemático de aerosoles ha de tomar tiempo así que cuanto antes ¡mejor!

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0