PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 02 de marzo 2021 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaMundoMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Dislates Pandémicos


2021-01-21 - 22:44:39
A tiempo de pergeñar el presente artículo, nos fue irremediablemente imposible aguantar y/o resistir el ataque de risa que nos sobrevino después de leer las aterradoras recomendaciones presidenciales, induciéndonos a aguantar y resistir esta peste china que nos está diezmando, de la misma forma como hubimos resistido el gobierno de facto de la Sra. Añez, hasta recuperar la democracia (Sic).

Utilizar este recurso, para justificar sesenta días de total inoperancia al frente de esa alta magistratura, a más de cómico, nos parece una grotesca burla a nuestros hermanos que han tenido la mala suerte de caer en las garras de esta terrible pandemia, sin la ayuda ni el auxilio de un servicio médico que durante 14 años pudo ser uno de los mejores del Continente, pero brilló por su ausencia gracias a la total ineptitud de una satrapía que prefirió malversar nuestros ricos recursos en la construcción de elefantes azules y aguantaderos (es muy posible que S.E. se haya referido a estos últimos, para emitir su extraña recomendación).

Casi simultáneamente a esas sabias admoniciones, la presidenta de las Bartolinas anunció su rechazo a una cuarentena, aduciendo que ésta es una medida de los médicos que persiguen causar pérdidas al país.
Añadió que ellas no estaban acá para meter miedo a la población con esas cuarentenas, asegurando que la peste va a pasar, aunque muchos hermanos padezcan de mal de cuerpo y el ataque sea severo, muchos vamos a resistir. (Sic) Suponemos que este es el origen de la segunda palabra utilizada por S.E. (resistir).

Con semejantes discernimientos sobre esta peste que nos asola, sólo nos cabe rogar que la tercera ola de administración masista nos agarre confesados, ya que su virulencia se va mostrando mucho más inmisericorde que el coronavirus que, al final, sólo nos depara la muerte, en cambio la masista nos ofrece lo mismo, pero totalmente expoliados.

Sobre llovido mojado, el régimen que debe su quinceañera y perniciosa existencia a los bloqueos salvajes e inhumanos, de ciudades y carreteras, comienza a tomar su propia medicina, desde que su inventor yace en una clínica cochabambina bloqueado y, al igual que todos, víctima de un virus que lo emula y mortifica con la única alegría de saber que sus prosélitos, fieles a sus enseñanzas, como los transportistas y trabajadores de la salud, no han querido quedar indiferentes a su jefazo y han declarado sendos paros y bloqueos en medio de esta pandemia, con la esperanza que sus medidas nos aceleren la Muerte.

En el caso del transporte, es fácil suponer que sus “justas reivindicaciones” no solo apuntan al diferimiento de sus obligaciones bancarias, sino llegar hasta la condonación misma de éstas, aunque ello conlleve la crisis del sistema bancario y, referente a los trabajadores de salud, ellos piden la suspensiónde las elecciones subnacionales, solicitud impertinente que se antepone a los fondos ya dispuestos.

Los únicos bolivianos que han decidido no bloquear y permanecer fieles a su fuente de trabajo son los cocaleros, que saben que su producto alucinógeno puede contribuir a paliar la depresión y tristeza que ocasiona esta peste empero, todo ello debe ser obligatoriamente decodificado, por tratarse de dislates pandémicos.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0