PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 26 de enero 2021 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaCoronavirusMundoViralesMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Jorge V. Ordenes L.

El Pacto del Brexit no está mal


2020-12-31 - 19:08:55
Hace 4 años que los ingleses votaron por separarse de la Unión Europea (UE) después de medio siglo de un vínculo integracionista, y de once meses de arduas negociaciones, el 24 de diciembre, 2020, en plena pandemia, el Reino Unido (RU) y los 27 miembros de la UE, que tiene nada menos que 450 millones de consumidores, llegaron a un acuerdo comercial y de seguridad post-exit sin el ajetreo y las postergaciones que se vaticinaban lo que permite a la UE continuar con un gran mercado integrado que excluye al RU y permite a Irlanda del Norte (IdN), que es parte del RU, mantener frontera libre con la República de Irlanda que es integrante de la UE. La frontera de IdN con el RU tendrá un “trato especial” aunque esto ya es asunto del RU. En esos años muchos migrantes abandonaron la idea de ir a Inglaterra, aunque firmas inglesas tienen emisarios en París y Frankfurt que buscan no perder el vínculo con el continente.

El detalle del pacto de comercio libre más voluminoso del mundo todavía no se había completado y ya se hacían preparativos para continuar comerciando sin cuotas ni tarifas por miles de millones de euros, pero sí con mayor papeleo y trámites que desde luego dan oficio a abogados, escribanos e inspectores lo que resulta contraproducente y hasta increíble en una Europa hasta ahora conocida por su practicismo y habilidad de acción edificante pero esto, en balance, resulta poco menos que increíble y todo por el nacionalismo del partido conservador inglés y sus adeptos que en el voto del Brexit fueron mayoría. Pero ahora se abre una nueva época sobre todo para la UE que respira hondo y mira con optimismo un futuro de integración continental que promete nuevos horizontes. Se trata de un tratado de comercio libre restringido que concede al RU más acceso a la UE que ningún otro país aunque con más papeleo y tardanzas; excluye el sector servicios que constituye el 80% de la economía del RU y en general ha de tener un mayor efecto negativo en el RU ya que el 13% de su PIB se deriva de exportaciones a la UE que a su vez recaba solo un 3% de su PIB por exportacionnes al RU.

Según A. Testa, NYT, Ursula von der Leyen, la alemana trilingüe, política, médica, y presidente de la Comisión Europea, la burocracia más poderosa de la UE fue parte del gabinete de A. Merkel y es allegada a ella, y llegó al puesto recomendada por el presidente de Francia E. Macron. Era la indicada para presentar el caso en las capitales europeas y llevar la negociación a un buen final. Salió bien parada. Dijo que al final se sintió satisfecha y aliviada. “Llegó el momento de dejar el Brexit y ver que el futuro está en Europa.”

Ha sido un final satisfactorio para la UE que sufre la pandemia, la dificultad de llegar al acuerdo del presupuesto de siete años incluyendo el fondo de recuperación de los países más golpeados por el virus… lo que por primera vez ha resultado en una deuda colectiva. La UE también ha tenido que lidiar con: retos legales internos, la necesidad de afianzarse ante China y Turquía, acordar sanciones contra Bielorusia, llegar a un acuerdo de autonomía estratégica y defensa europea, buscar consensos en la pugna contra el cambio climático, lidiar con el continuo antagonismo del presidente de EEUU, y agilizar el diálogo con el presidente electo de EEUU Joseph R. Biden.

La mayor disyuntiva quizá sea Escocia donde el voto mayoritario ha sido, y al parecer todavía es, a favor de independizarse del RU de modo que su vínculo sobre todo comercial con la UE continúe inalterado.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0