PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 26 de enero 2021 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaCoronavirusMundoViralesMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Jorge V. Ordenes L.

La vacuna, una contribución cimera de la ciencia


2020-12-22 - 21:12:02
Hacia finales de 2019 nadie estudia el Covid-19 porque no se conoce. El coronavirus SARS-CO-V2 que lo porta no hacía mucho que surgía en humanos por lo que no se lo había identificado ni menos dado un nombre. Pero en marzo de 2020 ya aparece en 170 países enfermando a 750.000 personas y provocando el pivote más grande de la ciencia moderna. Miles de investigadores de toda latitud, con mayores o menores medios, estudian el Covid-19 en pos de la vacuna o vacunas que por fortuna empiezan a producirse en escala en los países pudientes donde la gente empieza a vacunarse. Desde luego se espera que cuanto antes llegue a los países menos pudientes y al mundo entero, y que el virus no mute y amenace como el B.1.1.7 de Inglaterra. Al respecto, vale la pena rememorar el doloroso peregrinaje que ha significado llegar a la apoteósica palabra “vacuna,” su génesis e inmenso significado en la historia del ser humano.

La palabra “vacuna” se deriva del latín vacca o vaca, y abajo veremos por qué. En general toda vacuna es una sustancia compuesta de microorganismos neutralizados o muertos que se introduce en el organismo para prevenir y/o tratar ciertas enfermedades infecciosas estimulando la formación de anticuerpos que inmunizan contra, por ejemplo, la desvastadora viruela… que el siglo XVI reaparece en Europa, pasa a América avanzando incluso más rápidamente que los conquistadores y frailes. En 1520 hace estragos entre los mexicas (“azteca” es de la enciplopedia francesa) durante el sitio de Tenochtitlán. Al incario llega antes del arribo de F. Pizarro, mata a Huayna Kapac, da pie a la guerra civil entre Huáscar y Atahuallpa, y causa un desastre demográfico en el Tahuantinsuyo que a principios del siglo XVI tiene 14 millones de habitantes en tanto que en el XVIII solo cuenta 1,5 millones. En Chile coarta el avance de los mapuches tras la muerte de P. de Valdivia. En España provoca la muerte del rey Luis I durante la desvastadora epidemia del siglo XVIII. En el resto de Europa hizo estragos.

La primera vacuna exitosa que cambia la historia es contra la viruela. La descubre el médico francés Eduard Jenner en 1796. Según la OMS, esta vacuna ayudó a poner fin a “una de las enfermedades más mortales conocidas.” Jessica Q. R., Todo Mail, dice que Jenner se dio cuenta de que su lechera, Sarah Nelmes, tenía lesiones en las manos con las que ordeñaba las vacas pero fuera de eso estaba perfectamente sana… lo que llamó la atención al médico. Deduciendo, Jenner decide experimentar e inyecta el pus de Sara en el brazo del niño James Phipps, luego le inyecta “una dosis de viruela…” y… Phipps se mantuvo sano. Gracias al descubrimiento del doctor francés, se erradica la viruela al punto de que hoy la vacuna se ha hecho incluso innecesaria.

Otras vacunas importantes son la de la poliomelitis que es muy infecciosa y se transmite por contagio o a través de alimentos y agua contaminados. El virus daña las neuronas sobre todos de los niños causando parálisis parcial o completa. Se busca la vacuna desde los 1930; en 1955 surge la muy eficaz del Dr. Jonas Salk. La MMR contra el sarampión, paperas y rubiola; se vacuna a los niños a los 12 y a los 15 meses. Es eficaz contra el sarampión, uno de los virus más contagiosos que en el mundo no está erradicado del todo. La Tdap contra el tétanos, la difteria y la tos ferina; y la VPH que ha llegado a ser muy eficaz contra el cáncer uterino. Pero la del Covid-19 ojalá haga época… y que la ciencia y los científicos sean reconocidos más que nunca.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0