PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 26 de enero 2021 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaCoronavirusMundoViralesMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Viaje a lo Desconocido


2020-12-15 - 19:01:42
Han transcurrido cuarenta días de una plácida e irrelevante gestión de gobierno, donde los únicos actos administrativos que han concitado la atención popular son los dos viajes del presidente, uno a Cochabamba y el último al Brasil, por la simple razón de haberlos realizado en una línea aérea nacional, marcando una categórica diferencia con los hábitos de su antecesor, que no dejaba el uso del avión Falcon, ni del helicóptero, ni siquiera para desplazarse desde la residencia de San Jorge, hasta la azotea de su suntuoso palacio, mal llamado “La casa del Pueblo”.

Ambas muestras de austeridad, sin embargo, nos recuerdan las declaraciones de Evo Morales a la prensa, un 6 de agosto de 2017, cuando al referirse a la salud de su exministro informó: “Luis Arce tiene un tumor y no tiene plata para hacerse el tratamiento. Vino a informarme que estaba vendiendo su departamento y se tuvo que hacer una colecta para ayudar a costear la primera fase del tratamiento, que ya concluyó, pero ahora necesita más apoyo para la segunda fase”.

Dichas conmovedoras circunstancias nos obligan a reiterar esa vieja sentencia que reza: “Lo que no ocurre en Bolivia, es raro”. En efecto, ni el más avezado profeta habría adivinado que, tres años después de esa extraña ocurrencia, los papeles se inviertan, al extremo de ubicar al enfermo como Presidente del Estado, y al entonces caritativo contribuyente, aquejado deuna angurria de poder incurable, como fugitivo de la cura a silletazos que le dan a lo largo de todo el país.

De las dos pandemias que nos afectan, una desde hace 15 años, hay algo que los bolivianos no olvidaremos jamás. Una es la mortal peste china que nos asuela, y la otra, un Estado socialista que jamás invirtió en salud, extremo que se hizo palpable con la falta de insumos básicos como oxígeno en los hospitales, razón suficiente para que sus más conspicuos funcionarios busquen ayuda en tierras extrañas, dejándonos a los bolivianos en calidad de cobayos de laboratorio.

Es posible que esa actitud se haya originado en la antigua Unión Soviética, cuna de este funesto sistema, justificando esa famosa pregunta de una periodista al expresidente ruso Gorbachov, sobre si el comunismo habría sido creado por un político o por un científico, éste respondió: “por un político naturalmente, pues de ser creado por un científico, habrían probado primero con ratones”.

Ahora bien, volviendo a lo expuesto líneas arriba, nos cuesta creer que el viaje de nuestro primer mandatario al Brasil se circunscriba única y exclusivamente al chequeo de salud, puesto que, económicamente hablando, resultaría muchísimo más barato y un irresistible honor profesional para un médico, aceptar la invitación del presidente, junto a un asistente que porte el historial, y utilizar las lujosas instalaciones de la clínica cubana, que solía ser de uso exclusivo del Jefazo.

En nuestro modesto parecer, existen asuntos de mucho interés bilateral para no aprovecharlos en esa estadía presidencial, como ser la reconducción del contrato de venta de gas, y ante todo, neutralizar la reciente inquietud del pueblo cruceño que atañen al Brasil, como ser los recientes decretos emitidos en contra de los agricultores cruceños, que competen, de una forma u otra, a nuestro vecino país, y las afirmaciones del exministro de Gobierno Carlos Romero revelando que hay por lo menos 300 personas en Santa Cruz que financiaron el "golpe de estado" de octubre-noviembre de 2019, entre ellas empresarios y gente vinculada a la Gobernación y Alcaldía, revelaciones consideradas como una burda reedición de la versión del Hotel Las Américas. Todos estos hechos hacen del viaje presidencial, un viaje a lo desconocido.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0