PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 26 de noviembre 2020 Contacto
InicioPortadaDestacadasBoliviaMundoTendenciasMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

Una sociedad arcaica


2020-11-03 - 12:28:16
En estos tiempos en los que el desarrollo y progreso de la tecnología corren a velocidades jamás imaginadas por la humanidad, cambiando nuestra conciencia sobre la naturaleza y los efectos del progreso que tiene sobre ella, nuestra forma de pensar sobre valores religiosos, que antes eran intocables, nuestra concepción de la vida, cada vez más cerca de ser creada por las manos de la ciencia, la conquista del espacio y sus efectos sobre la dimensión de nuestra presencia en un universo infinito, es penoso ver que nuestra sociedad boliviana esté caminando en sentido contrario a las agujas del reloj que marca la historia y peor aún marche para atrás.

La sola pregunta que deberíamos hacernos sobre el tamaño, fuerza y valor de la educación que tenemos impartiendo a nuestros hijos en escuelas y universidades donde la matemática, física y química son subvaluadas en una muestra de la debilidad social en la ingeniería, en la innovación y el apoyo al emprendimiento personal, en la valoración de la ciencia; nos coloca como una sociedad atávica, prendida a la superchería antes que, al intelecto, enfocada en remarcar la recuperación del pasado como ejemplo de racionalidad: los sahumerios, las hierbas y los fetos de llama que son “más poderosos que la medicina occidental”, las costumbres “ancestrales”: puestas como ejemplo de conducta superior y los relatos de la fantasía de haber tenido imperios incas: como paradigmas de la igualdad social, nos tiene encerrados en un pozo sin salida.

Y claro con tales convicciones no es difícil explicar la existencia de una mayoría que crea en los sacerdotes que invocan a las piedras como personas dignas de conducirnos y se elija a los que se dicen ser originarios del espacio y territorio donde habitamos como los conductores que saben a dónde deben guiarnos. Hay que sumar a todo esto - definido como “voto étnico” - la prédica de más de medio siglo sobre la conciencia social que hizo del socialismo un sistema que convierte a todos en iguales ya que se debe colocar como base del retorno al incario que tanto añoramos.

Y ahí tienen al instrumento por la soberanía de los pueblos, precedido por la sigla Movimiento al Socialismo.

Estamos entonces ante la urgencia de revertir un proceso de acumulación social muy fuerte. Y nada logrará eso sino es la EDUCACION, con mayúsculas, no hay otra solución y esto requiere que la sociedad en su conjunto tome conciencia del atraso científico que llevamos incubando y de las cadenas ideológicas absurdas que nos inyectaron como droga en todo el cuerpo social.

Perdida esta la sociedad donde los ignorantes la dirigen.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0