PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 26 de noviembre 2020 Contacto
InicioPortadaDestacadasBoliviaMundoTendenciasMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Jimmy Ortiz Saucedo

Necesitamos una justicia decente


2020-11-01 - 21:21:51
Vengo escribiendo sobre el tema, hace ya muchos años. Decía en un artículo titulado Peligroso experimento con la justicia boliviana (01-06-11): ¡Es mucha irresponsabilidad jugar con la justicia! En ella descansa las garantías de la libertad, la democracia y los bienes, de un país civilizado. Este experimento plurinacional, único a nivel mundial en “elegir” por voto popular autoridades del poder judicial, fue inventado en la constitución de la Calancha. ¿Por qué será que ningún otro país lo hace?

Hoy, los resultados de este engendro son clarísimos, la opinión pública lo conoce perfectamente: una justicia instrumentalizada políticamente, como escudo para defender al masismo y espada para atacar a sus enemigos, cumpliendo fielmente los fines para los que fue creada.

La situación ha llegado a tal extremo, que el mismísimo Fiscal General del Estado Juan Lanchipa; el fiscal de Evo, está públicamente denunciado por haber accedido al cargo haciendo fraude, entre otras tropelías. ¡Qué cosa increíble, digna del realismo mágico de Gabo! “Bolivia se ubica entre los países con los peores sistemas de justicia del mundo en el Índice de Estado de Derecho 2020” (Correo del Sur 22-09-20).

Ya es hora de buscar una solución, si la clase política no tiene la voluntad de hacerlo, el pueblo tiene que encontrar el camino, finalmente la soberanía reside en el pueblo. Si la democracia representativa no funciona, será la democracia directa la que lo haga. Así como el pueblo obligó a renunciar al narco pedófilo en La Guerra de las Pititas, asimismo tenemos que hacer renunciar a sus colgandijos, disfrazados de fiscales, jueces y funcionarios judiciales.

De nada servirá el próximo cambio de gobierno, venga quien venga, si el Poder Judicial permanece el mismo, al menos por un tiempo.
No tengo la solución, pero creo que desde la sociedad civil tenemos que empezar a pensar cómo hacerlo. La justicia es vital para la convivencia armónica de la sociedad.

La Bolivia que soñamos no será posible, con este poder judicial. Cualquiera que tuvo la desgracia de caer en sus garras lo sabe. Da lo mismo ser querellante o querellado, desde el inicio mismo de los juicios comienzan a pedir plata, todos lo sabemos, no nos hagamos los opas, hay una complicidad colectiva en esto, es mucha barbaridad.
Si queremos tener un país decente, necesitamos una justicia decente.

jimiortiz@cotas.com.bo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0