PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 26 de noviembre 2020 Contacto
InicioPortadaDestacadasBoliviaMundoTendenciasMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Daniel Castro

La clase media vuelve a confiar en el MAS y le da la victoria en primera vuelta


2020-10-19 - 10:43:02
Nuevamente el voto oculto se fue para el MAS, que ganó en La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí y Pando. Creemos (14,1%) se impuso en Santa Cruz y Comunidad Ciudadana (31,5%) obtuvo el primer lugar en Chuquisaca, Tarija y Beni. Según el conteo en boca de urna, realizado por las encuestadoras Ciesmori y Jubileo, Luis Arce Catacora y David Choquehuenca, gobernarán el país al recibir más del cincuenta por ciento de apoyo en las elecciones nacionales de este domingo 18 de octubre de 2020.

Bolivia decidió. Una vez más el pueblo boliviano participó de forma masiva en una de las elecciones más importantes para el país. De manera pacífica le dio la confianza nuevamente al Movimiento al Socialismo, mostrando que su rechazo era contra el fraude, el autoritarismo y el egocentrismo de Evo Morales y no contra el instrumento político y su proceso de cambio.

El resultado similar a la votación que recibió el MAS en 2005, no se reflejó en ninguna de las encuestas de intención de voto realizadas durante el proceso eleccionario y sorprendió a la oposición e incluso a los mismos masistas porque pese a que los sondeos daban ganador al binomio Arce-Choquehuanca, siempre rondaba una diferencia de 10 puntos, pero la tendencia era que habría una segunda vuelta, mucho más después que la presidenta Jeanine Añez declinó su candidatura y el voto se concentró en el MAS, CC y Creemos.

El mazazo del boca de urna que se retrasó por cuatro horas y recién pudo conocerse en la primera hora de este lunes, dio lugar a especulaciones por la tardanza de los datos oficiales del Tribunal Supremo Electoral, que un día antes había suspendido el conteo rápido con el apoyo de los veedores internacionales. En Cochabamba el MAS salió a anunciar que había ganado, cerca de las 20:45, pero lo hizo tímidamente. Dos horas después Andrónico Rodríguez, confirmó la victoria y mostró su extrañeza por el silencio de la red Unitel de no difundir los datos, siendo que desde las 19:30 anunciaba que “en instantes” los daría a conocer.

Ante el silencio del TSE los analistas invitados a los medios de comunicación comenzaron a cuestionar el trabajo del órgano electoral. A ellos se sumó el ministro de Obras Públicas, Servicio y Viviendas, Iván Arias, quien fustigó a Salvador Romero, porque no ponía la cara y daba, aunque sea datos, parciales.

Como dice el refrán: el que calla otorga, Evo Morales aprovechó el vacío informativo y desde Buenos Aires, dio una conferencia de prensa y anunció que su partido había ganado en primera vuelta. Quien alcanzó a reaccionar fue el diputado electo por la circunscripción C-45, Jose Carlo Gutiérrez, de Creemos. “El boca de urna, es un porcentaje mínimo del total y eso no significa nada. Les pedimos a los medios de comunicación que informen que no hay ningún tipo de resultado final todavía”, dijo.

Por su parte la presidenta Jeanine Añez, mediante un tuit saludó al binomio ganador. “Aún no tenemos cómputo oficial, pero por los datos con los que contamos, el señor Arce y el señor Choquehuanca han ganado la elección. Felicito a los ganadores y les pido gobernar pensando en Bolivia y en la democracia”, posteó.

Desde Comunidad Ciudadana, Ricardo Paz Ballivian, cerca de la media noche, salió a anunciar que el binomio Mesa-Pedraza, dejaba suspendida su conferencia de prensa hasta tener los datos oficiales, pero su cara “de velorio” ya presagiaba la derrota. Es que en La Paz, Cochabamba y Oruro el MAS les ganó por más de 30 puntos y para completar su pésima votación en el eje troncal, en Santa Cruz quedó tercero con 18,2%, lejos del MAS (35,2%) y de Creemos (45,2%) en quien concentró todo su ataque intentando bajarlo, cosa que no logró y más bien lo hizo crecer cerca de 13 puntos.

Como la derrota tiene siempre un culpable, en Santa Cruz, quienes apoyaron a Carlos Mesa acusan al candidato ganador de ser el responsable, pese a que no llegaron ni al 20 por ciento de apoyo con toda la estructura de la gobernación y parte del municipio cruceño trabajando para Comunidad Ciudadana. Todavía respirando por la herida hacen cuentas “a lo García Linera” sumando toda la votación nacional de Camacho (14,1%) a Mesa y aun así no les alcanza. Es más, ni agregando el punto de Chi y las décimas de Mamani, siguen aplazándose. Es que es muy doloroso ser doble perdedor: en Santa Cruz y en el país.
Lo cierto es que el voto oculto que duplicó la votación del MAS, vino de la clase media citadina que no confió en Carlos Mesa, sobre todo en occidente, porque en toda la campaña no demostró ninguna fortaleza y tampoco hizo campaña con la gente que lo sintió distante. Pensó que desde los sets virtuales de televisión y con su presencia en redes sociales era suficiente. Arce Catacora, sin ser molestado por su principal opositor, recorrió el país y se mostró cerca de la gente y dejó de lado entrevistas y debates.

Luis Fernando Camacho hizo lo propio, apostó a las caravanas en todo el país y principalmente en su departamento, sin importar el constante acoso mediático y los ataques en redes sociales consolidó una victoria que le permite defender la región desde la Asamblea Legislativa Plurinacional en un escenario que será nuevo para el MAS porque no tiene dos tercios para hacer lo que hizo en los últimos catorce años y Creemos tienen la gran oportunidad de destacarse como una fuerza opositora sólida y no complaciente y acomodaticia como la que tuvimos.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0