PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 19 de octubre 2020 Contacto
InicioDestacadasMás recienteMás leídoTendenciasBoliviaSociedadMundo
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Daniel Castro

Carlos Mesa y las paradojas de la vida


2020-10-12 - 21:27:53
Se define a la meritocracia como un sistema basado en el mérito. Es decir que, las posiciones jerarquizadas son conquistadas por merecimiento, en virtud del talento, la educación, la competencia o la aptitud específica para un determinado puesto de trabajo. Las sociedades meritocráticas suelen integrar el concepto de talento con esfuerzo. Como tal, es un concepto que enlaza la capacidad intelectual del individuo con el conjunto de tareas que deberá realizar en su puesto de trabajo. (Significados.com)

Sin embargo, hay personas que caen paradas y terminan ocupando un rol para el que no hicieron méritos, pero las circunstancias políticas o sociales y sobre todo la suerte, los ponen en esa posición. Es lo que pasa ahora con Carlos Mesa. Tiene la gran posibilidad de ser presidente de Bolivia por los próximos cinco años, pero si le buscamos méritos que lo destaquen para esa tarea, cuesta mucho encontrarlos. Tanto es así, que hasta se da el lujo de no salir de su estado de confort, mientras Luis Fernando Camacho, de Creemos, se rompe el lomo recorriendo Beni, Pando y Santa Cruz en menos de tres días. Lo mismo ocurre con Luis Arce Catacora, que va primero en las encuestas, pero no se duerme en sus laureles. Hasta se lo vio jugando básquet en un barrio paceño este fin de semana. ¿Y Mesa? ni la zona sur de La Paz visitó y sólo tiene los dedos entumecidos de tanto tuitear.

Los analistas invitados por Unitel para comentar los resultados de Ciesmori, coincidieron en cuestionar el poco esfuerzo que realiza en la campaña el “suertudo” de Carlos Diego. “Carlos Mesa nunca ha hecho una campaña en serio. La verdadera campaña es de Arce”, dijo Andrés Gómez.

Susana Bejarano, señaló que “Mesa ha aflojado su campaña. En un momento cuando hay que pelear el voto toca salir a la calle, no solo se hace campaña a través de redes”. Y Carlos Valverde remató: Será la primera vez que un candidato pierda una campaña por flojo.

Coincidieron que pese a todo, muy probablemente Luis Arce y Carlos Mesa vayan a segunda vuelta y en el ballotage se imponga el líder de Comunidad Ciudadana. Su conclusión, me hizo recordar un artículo que salió hace más de una década en el New York Time, donde Robert Frank, profesor de economía de la Universidad de Cornell, señalaba que la relación entre el éxito y la suerte es mucho más fuerte de lo se podría pensar; sobre todo en una sociedad donde desde niño nos han enseñado que el resultado del trabajo y el esfuerzo individual nos dan los méritos para alcanzar la victoria.

Así nos impulsan a obtener logros académicos, deportivos, o en la música o el arte. Mesa es la antítesis porque no terminó su licenciatura y de las fotos que circulan de su época universitaria se lo ve con el pelo largo, la barba crecida y un morral al estilo hippie, muy distante del aplicado nerd. Tampoco se le conoce habilidad deportiva o en las artes, pero sí desarrolló su habilidad discursiva que le valió acceder a la televisión y labrarse una carrera televisiva.

No es el único caso. En Santa Cruz, se puede decir que tiene a su clon. El gobernador Rubén Costas, dicen sus allegados que también cae parado. Como líder corporativo no destacó con ningún talento, pero le tocó en suerte estar en el lugar y en la hora correcta. Fue el presidente del Comité pro Santa Cruz cuando se iniciaron las luchas por autonomías departamentales y a pesar de que ya gozaba de mucha popularidad, cuando se logró la elección de prefectos en Bolivia, ahora gobernadores, no fue el elegido para ocupar esa candidatura. Ya estaba todo listo, hasta con folletería y propaganda impresa, con el nombre de un conocido neurocirujano, que, de un momento a otro, prefirió irse de candidato a vicepresidente y así le dejó el campo libre para que Rubén fuera elegido y ya lleva casi 15 años en ese cargo.

Por lo tanto, al contrario de lo que muchos padres dicen a sus hijos, el talento y el trabajo duro no son necesarios ni suficientes para alcanzar el éxito. Ayuda ser talentoso y trabajador, por supuesto; pero algunas personas disfrutan de un triunfo espectacular a pesar de no tener ninguno de esos atributos, escribió Frank y se ganó un sinfín de críticas porque rompía con el mito de la meritocracia para alcanzar el éxito.

(*) Vicepresidente de la Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0