PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 21 de septiembre 2020 Contacto
InicioDestacadasMás leídoMás recienteTendenciasBoliviaSociedadMundo
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Humberto Vacaflor Ganam

¿De qué vamos a vivir?


2020-09-14 - 21:21:07
Esta pregunta, que el cocalero pronunció en 2006 cuando los aborígenes de Lliquimuni no aceptaban la presencia de un taladro venezolano, alcanza ahora tonos dramáticos.

El régimen del cocalero fue tan eficiente para destruir el futuro del gas natural como lo fueron los chavistas para acabar con el mayor deposito de petróleo del mundo.

Y lo hicieron, ambos, en nombre de una “revolución” que se proponía producir excedentes para el pueblo, en ambos casos, los ingenuos votantes.

Ya se sabe lo que pasó con esos tesoros que la naturaleza puso en las manos de estos charlatanes ineptos y corruptos.

Ahora, no por una conjunción de circunstancias favorables, sino todo lo contrario, en Bolivia se repite la pregunta sobre el sustento futuro del país.

Pero esta vez es más dramático. El tan criticado extractivismo se ha evaporado como resultado de las pésimas políticas aplicadas por el régimen del cocalero.

La propaganda sobre la autodenominada “nacionalización” del petróleo y el uso de un método de extorsión para la minería ha producido el milagro: Bolivia, el país que inventó el extractivismo en este hemisferio, lo ha desechado.

Y en este momento alguien tendría que proponer alguna idea sobre lo que será el futuro sustento del país, ahora que se ha quedado sin nada.

Y las propuestas no aparecen. Por inercia, las propuestas hacia el inmediato futuro mencionan cifras que los candidatos se proponen usar, pero ninguno de ellos revela de dónde vendrán esos recursos.

Las inversiones para el sector petrolero serán tan evasivas como lo son para todo el mundo y aquellas para el sector minero no encuentran motivos para llegar.

La agricultura tiene el factor negativo de que en el país no existe la propiedad plena de la tierra, lo que ahuyenta toda posibilidad para el sector.

La economía comunitaria y originaria ha sido un fracaso. Aparte de la coca y sus derivados no ha producido otra cosa.

Si quedan si efecto las prohibiciones de las drogas podría haber alguna esperanza, pero eso está muy lejano. Y ésa sigue siendo la única propuesta clara.

Siglo21bolivia.com

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0