PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 23 de septiembre 2020 Contacto
InicioDestacadasMás leídoMás recienteTendenciasBoliviaSociedadMundo
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Luna en Cuarto Creciente


2020-09-08 - 22:15:36
Como un perverso paliativo a nuestro abatimiento, producido por meses de retiro obligatorio, algunos canales de TV dedicaron sus audiciones dominicales a emitir sondeos de opinión popular sobre eventuales resultados de las elecciones que, salvo error u omisión, podrían realizarse este próximo 18 de octubre.

Sin embargo, dichas encuestas, por la forma que fueron realizadas y planteadas, no dejan de revelar un tufillo a manipulación dirigido a lograr un objetivo loable, pero tardío, cual es el de inducir a esa opinión pública a votar por los aspirantes mejor posicionados, pese a la muy estropeada performance mostrada por todos ellos en sondeos anteriores, inclusive la del eventual vencedor, Sr. Arce, del MAS, de forma que, si bien no formaron alianzas para derrotarlo en el tiempo señalado por Ley, lo hagan ahora a través de la voluntad de sus votantes.

Entretanto, sin ánimo de ingresar en mayores consideraciones sobre la consulta mencionada, es triste comprobar que entre los bolivianos existe un segmento de la población que ha perdido toda noción sobre los valores que deberían servir de fundamento de la patria y que aspiramos para nuestros hijos y los hijos de éstos.

No es posible que existan todavía aquellos ignaros que, pretendiendo retrasar el reloj de la historia, traten de devolver el poder a un sátrapa que durante 14 años de latrocinio e impudicia implantó un régimen inmoral y rapaz que dilapidó nuestros recursos, aduciendo una supuesta deuda social de 500 años. Es ahí donde cobra su mayor certeza aquella sabia sentencia que reza: “Si un pueblo ha elegido a un tirano que le roba y le miente, la culpa es del tirano, pero si lo reelige, la culpas erá toda del pueblo”.

Los bolivianos hemos establecido una suerte de relación sadomasoquista con el prófugo, quien determina todas las actividades cotidianas de nuestra existencia en una declarada competencia con el Covid19; nos bloquea cuando quiere, nos priva del oxígeno vital y nos determina los caminos legales o ilegales por los cuales debemos transitar para llevarnos bien con él, ya que tiene copados dos poderes del Estado que hacen y deshacen, ponen y disponen lo que le viene en gana a este Señor de los Suelos.

Una confirmación de estos extremos es la reciente inhabilitación a su pretendida postulación inconstitucional como senador por Cochabamba, cuyo trámite puso en vilo a todos los bolivianos. Empero, la cosa no quedó allí, ya que, una vez producido el fallo, éste pasó en consulta al Tribunal Constitucional, posponiendo su definición, hasta que esta instancia diga su última palabra. No importa si este fallo se produzca antes o después de los comicios, lo importante es que sigamos hablando del susodicho en todos los ámbitos de nuestro diario vivir, ya sea como líder indígena; poseedor de nuestra gran reserva moral; como narco; como pedófilo; como estuprador; o como ese espantajo que nosotros mismos pintamos en la pared y del cual nos aterrorizamos cotidianamente.

De seguir este estado de cosas que indican las encuestas emitidas, dirigidas o no, pueden estar revelando una verdad incuestionable, como el renacimiento de la otrora media luna, que tanto usó el tirano para acobardarnos, y que ahora esté en su fase de Cuarto Creciente.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0