PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 26 de septiembre 2020 Contacto
InicioDestacadasMás leídoMás recienteTendenciasBoliviaSociedadMundo
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Procurando estar peor


2020-07-21 - 21:53:37
En materia de educación estamos con algunas premisas irrefutables y verificables por la simple realidad de los hechos, y entre estas tenemos: (i) Ningún gobierno desde hace casi 200 años, le dio a la educación el lugar que requería; (ii) no se formularon planes educativos serios que permitan vislumbrar el mejoramiento de maestros y alumnos; (iii) la educación servía básicamente para que los políticos nombren a un ministro de educación, sepa o no esta materia, y se manejó políticamente de acuerdo a los intereses de los grupos que detentaban el poder, llegándose a su máxima expresión manipulativa en el proceso de cambio que se cambio la ley, no para mejorar la educación, sino para introducir los mecanismos de adoctrinamiento dentro de lo establecido por el grupo de Sao Paulo; (iv) en este suigéneris proceso eleccionario (al igual que en el fraudulento del 2019) ningún candidato tiene programas serios y elaborados de políticas de Estado, incluyendo a la educación con miras al futuro, así que independientemente de los resultados políticos de quien gane, la educación (y la salud) van a seguir perdiendo, porque los candidatos siguen con el chip de ganar el poder, entrar al Palacio Quemado y que les suelten los perros, porque irán arreglando la carga en el camino.

Siguiendo con la mentalidad atávica del boliviano que, si algo puede mejorar, hay que hacer lo contrario; si esta prohibido salir, hay que buscar pretexto para estar afuera; si se consiguió superar casi 14 años de latrocinio y despilfarro sacando un gobierno nefasto, hay que procurar tomar acciones para que sigan vigentes y creciendo y no tomar las medidas necesarias para que no vuelvan, y así podríamos seguir mencionando muchas y variadas situaciones por demás preocupantes.

La grave crisis del coronavirus, obviamente, ha desnudado la pobreza del país y, no vamos a negar, se tomaron algunas medidas para enfrentar esas consecuencias sanitarias y económicas, por supuesto dentro de las limitaciones propias de un país subdesarrollado.

Volviendo al tema de la educación, fue un merito designar como ministro a una persona que demostró en el pasado, sindéresis, ecuanimidad y prudencia y si tenía ideas para encarar el tema de la educación (con los límites propios de la temporalidad en sus funciones y en el Gobierno de transición que forma parte), la pandemia destrozo cualquier mejor o buena intención. Pero por otra, en lugar de encarar un poderoso cambio en la matriz educativa, introduciendo los medios virtuales y la tecnología que son parte indisoluble del futuro educativo, mostraron la hilacha haciendo conocer con más de cuatro meses de anticipación que no van a existir alumnos reprobados en esta gestión, lo que se sabía que era una lógica consecuencia, pero mantener la misma hasta casi llegado el final del año educativo, para no quitar la presión (que ya a muchos les cuesta) de seguir estudiando y formándose aunque sea a tropiezos en esta nueva modalidad. Habrá sido un mal asesoramiento para quitar presión de los reclamos de los padres de familia y, cuando no, de los maestros. Lamentablemente la respuesta es el bajísimo interés de gran parte del alumnado, porque saben que ya pasaron, mejor sin estudiar, mejor sin esforzarse.

Por si fuera poco, la Gobernación de Santa Cruz como algo que viene de iluminación divina, disponen que los enfermos superados del Covid19 que donen sangre, entraran directamente a la universidad, sepan o no sepan, estén o no preparados y así saldrán profesionales mediocres para reinar en un país mediocre.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0