PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 06 de julio 2020 Contacto
InicioDestacadasMás recienteBoliviaEspecialesSociedadMundoMás leídoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

Lo que está en juego


2020-06-24 - 22:09:20
No es una fecha del calendario. Ese día que se traduce como la prórroga del mandato presidencial o la elección de un nuevo gobierno. No es el reclamo feroz de Evo Morales para tener el control parlamentario, que las encuestas parecen darle, con el fin de retornar y obtener absoluta impunidad. No es el prurito Presidencial de la señora Añez de no querer cargar con el pecado de prorroguista que le persigue a Evo, cuando en realidad ya decidió ir más allá del límite señalado por la ley, al haber dispuesto convertirse de gobierno en transición a gobierno interino lanzando su candidatura. Nada de esto es lo que está en juego.

Lo que se juega ahora es la continuidad de un Estado creado por las fuerzas del castro-chavismo delincuencial para sostener un sistema político que les permita perpetuarse en el Poder con el fin de sostener y retroalimentar los gobiernos de Díaz Canel en Cuba, Nicolás Maduro en Venezuela, Daniel Ortega en Nicaragua, el retorno de Lula Da Silva en Brasil, y la continuidad del Kirchnerismo en la Argentina. Es decir recobrar el impulso perdido en la región. Evo Morales es una ficha de este tablero internacional del crimen organizado y por ello se han dado las directivas y los recursos financieros para que este retorne al Gobierno. O la recuperación de la República, de la democracia y del Estado de Derecho por el que se ha luchado en las jornadas de octubre y noviembre de 2019.

El Estado Plurinacional creado por la Constitución Política del castro-chavismo para darle escudo legal al gobierno de Evo Morales, es la base sobre la cual se erige todo el sistema de la dictadura y es lo que ahora se reactiva usando los andamiajes dispuestos en la Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia, la Fiscalía General y los sectores narco-cocaleros diseminados en diferentes regiones encargados de generar la violencia que se viene ejecutando.

El gobierno de la señora Añez está atrapado entre ejercer la democracia o preservar su candidatura. Y no tiene margen de acción para ambas cosas. Preservar sus votos le impide actuar con la firmeza necesaria para frenar las actividades conspirativas de masismo. Enredada en su afán de cautivar el voto del MAS deja hacer y deja pasar. Lo que es un error sin remedio. El masismo no tiene pueblo. Tiene colchones de activismo protegidos por el narcotráfico. Y a estos no se les puede conquistar como no sea convirtiéndose en sus socios
Por eso la debilidad cada día mayor en la que cae. La ambigüedad de sus acciones, los errores de lectura, la confusión entre lo que considera correcto y lo que debe apreciar como voto, los apetitos de un entorno al que no le interesa lo que está en juego sino medrar hasta el último día de los beneficios que ahora tiene, están potenciando los planes y estrategia del masismo, le están facilitando la tarea y la tienen amedrentada y arrinconada contra las cuerdas del desgobierno.

Recuperar la República es retornar al orden constitucional violado el 2019, es desconocer y eliminar el Estado Plurinacional y terminar con toda su estructura, es acabar con la Asamblea suplantadora del Congreso Nacional, es restablecer el Estado de Derecho, es volver a la Constitución del año 67 reformada el año 94. Esto requiere de una decisión que tenga la mira puesta en la Patria y su futuro, que deje de priorizar lo inmediato por la visión de largo plazo.

Señora Presidente Añez, usted tiene un mandato nacional que es recuperar la democracia y sus instituciones, no es fijar una fecha para tener elecciones asediadas, sitiadas y predispuestas para facilitar el retorno del dictador. Las condiciones actuales no permiten recuperar el Estado de Derecho, porque toda las institucionalidad está en manos de la dictadura, que controla y dispone que desde el órgano judicial, el órgano legislativo y sectores delincuenciales estén en apronte para obligarla a llevar a cabo unas elecciones en medio de la pandemia que limitaran la movilización ciudadana con sus efectos positivos para ellos o su derrocamiento creando una convulsión social que ya está en marcha.

Por esto tiene que tomar decisiones valientes y responsables, Como lo hizo en Noviembre de 2019. Renuncie a su candidatura que es débil y le ata las manos. Asuma el gobierno y termine con el masismo y el castro-chavismo en Bolivia. Los ciudadanos que estamos en el exilio porque la justicia del masismo sigue encaramada y actuando con impunidad, estamos observando el descalabro que se avecina. Por eso le alertamos y le instamos a sacar fuerzas y actuar con honor en defensa de la democracia y las libertades.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0