PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 08 de julio 2020 Contacto
InicioDestacadasMás recienteBoliviaEspecialesSociedadMundoMás leídoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

¿Paz o Armisticio?


2020-06-16 - 20:55:48
A siete meses de su dimisión a la presidencia del Estado y su despavorida fuga a México, Evo Morales no se resigna, y llega hasta al punto de poner en duda este incontrovertible hecho, dándole todavía el carácter de golpe de estado, que nunca hubo, empero su fuga, como la de Melgarevo, quedará grabada en los anales de la historia, como un acto de suprema irresponsabilidad y cobardía.

Refugiado en la República Argentina, ha instalado su estado mayor allí, gracias al celestinaje de sus gobernantes y de exgobernantes del Foro de Sao Paulo, que inconformes con la caída de su adlátere, han desatado una pertinaz campaña de desprestigio y desestabilización contra el gobierno de Jeanine Añez, al que califican como de facto, y advierten con desvelar la complicidad de la OEA en el derrocamiento de su aliado, solicitándole que declare legítima la elección de Evo Morales del 20 de octubre de 2019. Es más, haciendo gala de un poder que no tienen, aperciben a la presidenta Añeza entregar inmediatamente el poder del Estado, ante el “retraso sistemático e inexplicable de las elecciones”.

Toda esta suerte de advertencias, amenazas e imprecaciones contra el organismo regional pasarían como anecdóticas, si éstas no viniesen aparejadas con una serie de hechos que están sucediendo, y lindan con la rebelión y el terrorismo, tales como: la voladura de torres de comunicación y trasmisión eléctrica y los bloqueos a vertederos municipales de las grandes ciudades para atestarlas de basura, especialmente en medio de la pandemia del Covid19 que nos asola.

Asimismo, abierta y desvergonzadamente patrocinan secuestros y tentativas de linchamiento a miembros de la prensa, tales como el cometido en la localidad de Entre Ríos en el trópico de Cochabamba, cuando un equipo de la red Unitel estuvo a punto de ser linchado por una turbamulta que lo atacó cuando realizaba un despacho en vivo desde ese sitio. Afortunadamente, policías de la zona pudieron rescatarlos y escoltarlos hasta Yapacaní.

A la luz de los hechos expuestos se puede inferir, que el propósito perseguido por estos bandidos es el de provocar a las fuerzas armadas y policiales de nuestro país, para que, en cumplimiento de su legítimo deber constitucional, repriman a los facciosos con la consecuente pérdida de la vida delos ingenuos que participaron del tumulto, por una subvención monetaria que no alcanza ni para un plato de comida. Mientras, “los sensibles y progresistas líderes sociales” contabilizan y comercializan a los deudos desde sus confortables sillones de televisión.

Entretanto, es útil recordar que esos hechos vienen organizados y subsidiados por una quinta columna, como es la Asamblea Legislativa, donde el desafío a las FF.AA. llega al descaro de burlarse de sus más genuinos derechos, como es la Ley de Ascensos y Destinos, que pretenden usarla como un subterfugio para lograr el ansiado golpe de estado. Se olvidan, sin embargo, que “quien pretenda cabalgar sobre un tigre, irremisiblemente terminará en su barriga”.

La pandemia del Covid19 no distingue ideologías ni colores políticos, y su único pacto con la humanidad es la muerte.Buscar el adelanto de las elecciones, que por lógica deberían realizarse, al menos, a los sesenta días del fin de la pandemia, sólo tendrían como objetivo volver a la cleptocracia, entronizando en el poder a un trapisondista que,con seguridad ya ha pactado con los narcos y su entorno, para obtener su apoyo y sus dineros. En síntesis, busquemos construir la paz y no un simple armisticio.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0