PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 08 de julio 2020 Contacto
InicioDestacadasMás recienteBoliviaEspecialesSociedadMundoMás leídoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Corrupción Patriótica


2020-06-09 - 20:14:15
En medio de profundos devaneos, propios de una coyuntura como la peste china que nos asola, vemos con estupor cómo los movimientos del crimen organizado castrochavista y algunos tontos útiles de una derecha que los secundan, se han dado a la tarea de atacar y politizar todas las medidas dirigidas a la mitigación y combate de esta pandemia, como la cuarentena y/o aislamiento social obligado, bajo los trillados eslogans de que éstas no se tomaron para la protección de los pueblos, sino para violar varios de sus derechos y libertades.

Con una conmovedora candidez de lograr el poder en unas elecciones inciertas, y con un exacerbado cinismo, asocian al actual gobierno transitorio con una serie de crímenes, tales como la notable crisis económica que se manifiesta en la carestía y la escasez ocasionando mayor pobreza, desnutrición y enfermedades derivadas de la ausencia de buena alimentación, así como la falta de medicinas y buenos servicios sanitarios. Sin duda, el autor de esta bellacada copió al detalle un informe sobre la situación reinante en Cuba, Venezuela o Corea del Norte.

Sin el ánimo, intención u obligación alguna de defender a este gobierno creemos, sin embargo, que la base de una buena convivencia entre bolivianos es actuar con ecuanimidad y lealtad con Bolivia, como el recordar perennemente que la génesis de esta presidencia fue el resultado de la cobarde fuga del corrupto y su régimen, después de haber expoliado y tiranizado al país durante 14 años.

Asimismo, es hidalgo recordar que el origen de la pandemia en nuestro país fue recién a los cuatro meses del ascenso de la Sra. Añez a la presidencia, y para ser más exactos, fue un 10 de marzo de 2020 cuando fueron reportados los primeros dos casos, que se trataban de dos mujeres, una de Oruro y la otra de Santa Cruz, quienes habían realizado viajes de retorno al país desde Italia.

Un deplorable y no menos censurable incidente ocurrido en el Ministerio de Salud, con la compra irregular de respiradores para los enfermos del Covid19 en terapia intensiva, fue el detonante de una feroz campaña política que está más dirigida a derrocar a la mandataria, que, a resolver el caso en sí, ya que de las investigaciones preliminares se determina que en esta fechoría existe mayor complicidad de funcionarios del anterior régimen, que de los que ingresaron con el actual gobierno.

Es tal la magnitud del escándalo, que estuvo a punto de distraernos del latrocinio y despilfarro de más de 300 mil millones de dólares que el país sufrió con el gobierno corrupto del huido cocalero. Si la peste negra en Europa tuvo como característica su origen en las ratas, bien se podría caracterizar al origen de nuestra actual situación a la plaga de rateros heredados por la administración de este gobierno.

Lo rescatable de este escándalo es que los actores no pueden fugar, como solían hacerlo antiguamente, sea a embajadas, consulados o simplemente irse, porque el mundo entero atraviesa una pandemia donde reina el terror y la muerte. O sea, ellos tendrían que escapar con sus respiradores truchos bajo el brazo, como dignos representantes de una corrupción patriótica.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0