PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 28 de mayo 2020 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Ciudadanos desechables


2020-05-02 - 22:02:16
Estamos atravesando situaciones muy delicadas y graves en todos los sentidos, la alteración de los sistemas de vida a los que estábamos acostumbrados conlleva además una alteración de tipo personal, que todavía no podemos vislumbrar y que seguro se van a exteriorizar cuando paulatinamente se vayan regularizando las actividades.

Es evidente que el cumplimiento de las obligatorias restricciones están siendo cumplidas por un porcentaje muy alto de la población y que existen bolsones de ignorancia y especialmente de indisciplina que no solo ponen en riesgo sus propias vidas, lo grave es que ponen en riesgo a quienes están en contacto con esas personas y así sucesivamentey son tan indisciplinadas que, obviamente, no les afecta los controles de la autoridad porque están acostumbradas a ignorarlos y de manera prepotente imponen sus pretensiones. Esta gente no acepta cuarentena rígida, moderada o condicionada, no les importa y no les interesa y no respetan ni van a respetar ninguna cuarentena o restricción, esa es una veta de infección previsible y lamentable.

En esta vorágine de rumores, opiniones, análisis y otros, surge una lógica preocupación de personas que se encuentran sobre los 65 años de edad, a quienes las restricciones junto con menores de 18 años, se hacen mucho más duras e inflexibles, lo que ha generado reacciones de rechazo o por lo menos de crítica, con el argumento de que todavía personas con edades más de 65 años siguen produciendo, generando trabajo, conocimiento y experiencia y que no se les debería restringir la posibilidad de hacerlo, una vez la cuarentena se vaya ralentizando dentro de los parámetros del último decreto 4229.

Es imprescindible establecer algunas situaciones puntuales del porque de esas limitaciones específicamente a los mayores de 65 años. Empecemos por el hecho de que entre los grupos de mayor riesgo no solo de contraer el coronavirus, sino de necesitar mayor auxilio médico y que, además, tienen la mayor incidencia en las muertes, y mediante las restricciones impuestas por el Gobierno, se procura reducir a la mínima expresión esa exposición a contagiarse. El Gobierno debe adoptar medidas públicas de carácter general y, es obvio, que, dentro del grupo de personas mayores de 65 años, no puede normar medidas para unos de ese grupo y otros no, las políticas son públicas y generales y engloba en este punto en particular a todas las personas mayores de 65 años, las que trabajan, producen o simplemente son jubilados o retirados.

Las personas mayores de 65 años ya han tenido sus propias guerras durante su vida, para citar algunas, la revolución nacional de 1952, los procesos inflacionarios de 1956 y de 1985 y sus graves secuelas, no sé cuántos gobiernos de dictadura militar y sus efectos represivos, un proceso de cambio nefasto y depredador que felizmente no le toco asumir este grave problema del coronavirus, ni imaginarse como lo mal que lo hubieran encarado. La verdadera guerra que emerge de esta pandemia les toca asumir a esas generaciones que tienen entre 19 a 60 años y la están enfrentando como corresponde. No es aceptable la definición que muchos de los mayores de 65 años piensan que son ciudadanos desechables, no, por el contrario, constituyen la experiencia, el conocimiento y el claro saber que dan los años, para que las generaciones menores puedan salir airosas, como seguro lo harán, para derrotar el ataque viral que lo recibimos de tierras lejanas.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0