PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 28 de mayo 2020 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

Tres escenarios


2020-04-29 - 19:22:20
Tuve la oportunidad de escuchar al profesor Mauricio Medinaceli, especialista en temas de energía, quien explicó sobre la situación del gas en Bolivia. Nos mostró tres escenarios posibles sobre los cuales podemos sacar conclusiones y darnos cuenta de la realidad que tenemos en esta materia.

El primer escenario tiene como supuesto que el gobierno anterior hubiera hecho su tarea, es decir, se hubieran preocupado de invertir en nuevos pozos, se hubieran mantenido los contratos firmados de gas con Brasil y Argentina y, los precios internacionales, basados en la fórmula que se aplica para definir el precio final, trimestral, que pagan nuestros demandantes, tendría un impacto interesante en el valor de las exportaciones. En este escenario la producción de gas estaría en mas de 70 millones de m3 día y el valor de las exportaciones nos darían ingresos superiores a los 4 mil millones de dólares anuales. Lastimosamente no se hizo lo debido, al contrario de desatendió al sector creyendo que el gas no se acaba y el efecto precio se mantendría indefinidamente.

Esto nos lleva al segundo escenario. Este tiene como supuesto que al no haberse realizado exploraciones para encontrar nuevos reservorios de gas, el nivel de producción actual tiene un techo de 55 millones de m3/día con el cual no se puede abastecer la demanda original de Brasil como Argentina, ambos países, debido a esto, han decidido disminuir los volúmenes anteriores y aplicar nuevos contratos. Al existir un nivel de producción menor comparado con los 70 millones que hubiéramos tenido de haber hecho bien las cosas, obtenemos un nivel de ingresos anuales de algo más de 2.900 millones de dólares. Este es el impacto en la economía, por tener menos capacidad para producir.

El tercer escenario comprende la adición del efecto covid-19 en la demanda de gas, lo que complica la situación, Argentina y Brasil demandarían 10 millones de m3/día, cada uno, y considerando la demanda interna de 14 millones m3/día, se tendrían un total de 34 millones de m3/día de demanda que, comparándola con el segundo escenario obtenemos una disminución de 55 a 30 millones de m3/día, a esto debemos sumar el efecto precio que se ha producido por la contracción económica mundial. El resultado arroja un ingreso de 1.400 millones de dólares anuales. Lejos de los 4 mil millones o los 2.900 millones en relación a los otros escenarios.

El año 2005 el electorado boliviano le dio su voto a Evo Morales, esto dio paso al cambio de la Constitución Política del Estado y la llamada nacionalización del gas. Los efectos reales son estos. Perdimos capacidad de producción y mercado. Ahora las consecuencias se sentirán en una drástica reducción de ingresos para las Gobernaciones, Alcaldías, Universidades, y todos aquellos que se benefician del IDH. Sume usted a este panorama el incremento del gasto fiscal, la atención de la deuda externa y la grave contracción económica producto de la cuarentena. Si no entendemos la gravedad de la situación, es que podemos tropezar de nuevo y con la misma piedra.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0