PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 14 de julio 2020 Contacto
InicioDestacadasMás recienteBoliviaEspecialesSociedadMundoMás leídoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Marcelo Ostria Trigo

Desbordes antidemocráticos


2020-03-10 - 21:00:59
Se repiten con frecuencia los desbordes de sectores políticos afines al populismo que, ahora en la oposición, persisten en recurrir a la violencia como arma de lucha política. Esto, está erosionando el importante objetivo –respaldado por la mayoría de los ciudadanos– de pacificar el país, antes atormentado por esa aberrante conducta de los ahora desplazados.

Con los graves sucesos que acaban de suceder en la ciudad de El Alto, se confirma que no hay muchas posibilidades de evitar, por medios pacíficos, o sea con la persuasión, la confrontación violenta que proviene de los populistas. Está en sus genes. Es la naturaleza que une a los masistas a las hordas agresivas del chavismo en Venezuela, a los verdugos del sandinismo de Ortega en Nicaragua y a los represores castristas en Cuba.

La deformación moral y la poca adhesión a las libertades democráticas –hacer campaña electoral es un derecho inalienable– se manifiesta cuando un personaje, dizque representando a “sus” bases, advierte que sus adversarios políticos no podrán hacer campaña electoral en el distrito donde dicen que predominan. Esta es una repetida advertencia torpe de un representante de los cocaleros del Chapare y, ahora, también proviene de algunos masistas en El Alto.

Pero hay más: la presidente del Senado, “aconseja” que los ajenos al Movimiento al Socialismo no se atrevan a ingresar para hacer campaña electoral en sitios de El Alto donde los masistas supuestamente predominan. Esto viene de quien precisamente dirige la institución encargada de crear y cuidar las leyes que consagran los derechos y las libertades democráticas. Atreverse a lanzar semejante advertencia, muestra que ella, la presidente del la Cámara Alta, no comprende que la continuidad del funcionamiento de la Asamblea Legislativa fue parte de una acción de paz, luego de las fraudulentas elecciones del pasado 20 de octubre. Parecería que ella cree que hay un escudo infranqueable –la inmunidad parlamentaria– para amenazar a sus oponentes y aún para promover actos violentos, vulnerando así la esencia de la democracia.

¿Qué hacer ante la convulsión preelectoral a la que el populismo quiere llevar al país? Por supuesto que el camino no es el apaciguamiento que, al final, significatía complicidad. El Estado tiene los mecanismos legales y adecuados para impedir la intolerable violencia en la política nacional.

Ciertamente esa actitud cerril –quemar, apedrear, herir y hasta matar, por el solo hecho de que el oponente disiente políticamente–, se repite en otros países dominados por el populismo depredador. Pero, como dice el refrán popular, “mal de muchos, consuelo de tontos”.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0