PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 06 de abril 2020 Contacto
InicioDestacadasEspecialesPolíticaEconomíaPaísMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Gary A. Rodríguez A.

Darán cuenta a Dios...


2020-01-22 - 20:44:59
“Bienvenido al escenario de los humildes mortales. ¡Cómo me gustaría que ese "baño popular" que te diste, se lo den nuestras autoridades y dirigentes! Por falta de ese "baño" están desconectados de la realidad de la calle y el sentir popular. Cómo me gustaría que tengan que hacer la fila pública en todos los trámites, pudieran transportarse en micro, acudir a la Caja Nacional a hacerse atender, transitar por nuestras carreteras y andar a pie cuando llueve (entre otras cosas)… ¡cómo me gustaría!”, escribió un querido amigo productor pecuario al comentar mi última Columna (“Consejo de conejo”). No es la primera vez que dice algo así en su impotencia de no poder hacer más, pese a querer hacer más.

¡Cuán difícil es no sucumbir a las mieles del poder -sin darse cuenta de ello- hasta que todo se derrumba y se cae de la cima a la sima! Pasa con las autoridades seculares, pero pasa también con las autoridades religiosas, y la consecuencia de la soberbia y la altivez son el quebrantamiento y la caída…

Desconectados de la realidad, unos viven en suburbuja que crearon, llegando a pensar que todos son iguales a la hora de poder gastar y disfrutar; pero, los hay también quienes a cuyo corazón endurecido le importa un cominola gente pobre, la gente desvalida, la gente necesitada…

Entonces, poco importan las interminables filas para hacer trámites porque ellos no hacen fila, porque otros las hacen por ellos o porque sus privilegios les permiten un trámite expedito, por eso no mejoran las políticas de atención pública. No andan en buses o micros -mucho menos a pie, no sufren el tremendo solazo o el inclemente aguacero- porque ostentan vehículos último modelo y de lujo, de ahí que no importan las deficientes políticas que tienen que ver con el transporte. Tampoco van a las Cajas de Salud del Estado, para lo que hay que “sacar ficha” desde la madrugada, así sean abuelitos que por su pobreza y abandono “no tienen otra” que contentarse con un “pinche” calmante o esperar semanas por un análisis, un especialista o para hacerse operar; quienes detentan el poder son demasiado importantes para sufrir esto, para ellos hay atención médica privilegiada, seguro privado o su traslado al extranjero, porque tienen dinero.
El poder mal llevado ciertamente obnubila -nubla la mente- y lleva a cometer errores al estar lejos del día a día y del sufrimiento de la gente…

¡Cuántos anhelan el poder, sin saber que Dios lo concede para servir (no para servirse de él)y, que un día darán cuenta de ello!

(*)Pastor y Economista
Santa Cruz, 22 de enero de 2020

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0