PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 18 de febrero 2020 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Ciro Añez Núñez

Pensamiento único o crítico en tiempos de redes sociales


2019-12-16 - 20:57:16
A lo largo de la historia de la humanidad, el ser humano siempre ha sentido la necesidad de comunicarse debido a diferentes razones; entre ellas, dado que es un ser social no puede vivir aislado por ende necesita establecer una comunicación. Es así que desde su génesis, casi en simultáneo, surgió el dilema milenario de la información y la desinformación.

Hoy en día con la proliferación de las redes sociales, tal situación se ha acrecentado aún más, por cuanto la comunicación y la información resultan cada vez más fluidas, inmediatas y de mayor alcance mundial, de igual forma también se profundiza la desinformación con la diseminación de las noticias falsas pues en cuestión de minutos dan la vuelta al mundo, engañando a más habitantes del planeta.

A la par de todo esto, se va perdiendo cada vez más el sentido común y se incentiva el “exitismo” y el “pensamiento único” a través del etiquetismo ideológico, afectando nuestra calidad de vida.

Es así que existen quienes creen que la felicidad consiste en aparentar exitismo por doquier (muestra de aquello es cuando bombardean las redes sociales mostrándose como extraordinarios, genios, exitosos o prósperos) y sumado a ello convive el fanatismo de las “etiquetas” que estimulan el pensamiento único (creen que son los dueños de la verdad y de lo que se debe entender por original y correcto), teniendo como objetivo principal, el desprestigio sistemático de unos y el enaltecimiento reiterado de otros (adviértase que es la misma historia de siempre y esto ocurre en cualquier parte del mundo, por ejemplo: están los hutus o los tutsis, valiente patriota o cobarde paria, sexual o fóbico, feminista o machista, derecha o izquierda, blanco o marrón, racista discriminador o buena persona, tonto o intrépido, religioso o ateo, santo o depravado, ambientalista o ecocida, etc.).

Quienes no encajen a tales criterios sea porque piensan distinto o porque tienen por convicción el pensamiento analítico, crítico y reflexivo contrario al absurdo y retrógrado “pensamiento único” llegan a ser considerados como bastardos ideológicos (adviértase que bastardo en su acepción adjetiva implica aquello que se aparta de sus características originales), esto porque no se encuadran al diseño y características originales impuesto por el pensamiento único; y, acaban siendo objetos de burla, crítica destructiva o incluso llegan al extremo de la bajeza, en volverlo algo personal en la búsqueda de desacreditarlo e intentar dañar su honorabilidad, utilizando las plataformas sociales digitales o los medios tradicionales. Esto ocurre en cualquier terreno, sea éste político, académico, periodístico, sociológico, etc.

Mientras mayor sea el nivel de agresión denota la inminente posibilidad de que existan fuertes intereses económicos tras bambalinas, de unos cuantos contratando como sus aliados a otros personajes mediáticos para que arremetan y desprestigien a quienes piensen distinto; o, a su vez aprovechan el apasionamiento de la gente desinformada para incrementar la destrucción de la imagen y la reputación de aquel que disiente. Adviértase que mientras más desinformada esté la persona o la sociedad, ésta resulta ser más blandengue y manipulable.

Frente a hechos de coacción destinados a imponer un pensamiento único, el bastardismo ideológico sustentado en el pensamiento críticomás que verlo como malo más bien constituiría en una virtud contra aquella imposición, por cuanto guarda mayor acercamiento a los principios democráticos y al ejercicio de las libertades individuales.

Recordemos que la interacción social es una necesidad humana, por lo tanto, debe garantizarse el libre intercambio de ideas que no sean contrarios a los valores éticos morales, por los cuales se incentiva el pensamiento crítico y a su vez la productividad y la prosperidad con integridad e integralidad.

De esta manera, el remedio o antídoto para combatir este fenómeno recurrente en la humanidad, no es otra que la educación de calidad basada en principios y valores éticos morales, la orientación y la comprensión cultural conforme a la época histórica que nos toque vivir.

Más publicaciones de Ciro Añez Núñez

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0