PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 31 de marzo 2020 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Marcelo Ostria Trigo

El TIAR y el populismo


2019-12-11 - 22:37:43
El Tratado Interamericana de Asistencia Recíproca (TIAR) fue suscrito el 2 de septiembre de 1947, como mecanismo de defensa colectiva de los países de América frente a los peligros que asomaban durante la llamada “Guerra Fría”. El objetivo principal: “un ataque armado por cualquier Estado contra un País Americano, será considerado como un ataque contra todos los Países Americanos, y en consecuencia, cada una de las Partes Contratantes se compromete a ayudar a hacer frente al ataque en ejercicio del derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva que reconoce el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas".

Terminada la Guerra Fría, la vigencia del TIAR continuó y esta claro que ahora "los países (signatarios) están decididos a convertir al Tratado en el instrumento de defensa de la democracia y libertad en nuestro hemisferio", según manifestó Julio Borges, responsable de la política exterior del presidente encargado venezolano Juan Guaidó. Con esta dirección, los signatarios del TIAR han acordado imponer sanciones contra personas vinculadas al régimen de Nicolás Maduro que “representa una amenaza para el mantenimiento de la paz y la seguridad del continente". Hasta ahora, las sanciones a jerarcas del régimen venezolano fueron de Estados Unidos, Canadá, Suiza y la Unión Europea.

Los países que continúan como signatarios del TIAR, son: Argentina, Brasil, Bahamas, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Uruguay. En 2012, el entonces presidente Hugo Chávez ordenó el retiro de Venezuela del TIAR y, al mismo tiempo, lo hicieron los gobiernos afines de Ecuador, Bolivia y Nicaragua. Sin embargo, la Asamblea Nacional dirigida por Juan Guaidó ordenó la reincorporación venezolana.

Se ha resuelto que ahora el objetivo final del Tratado es "superar la crisis de Venezuela” y “el restablecimiento de la democracia, de la vigencia del Estado de Derecho, la protección de los Derechos Humanos y la recuperación de las libertades fundamentales de la población venezolana". Esta acción colectiva podría ampliarse en defensa de otros países (como Ecuador, Chile, Colombia y Bolivia) en los que la infiltración de agentes subversivos busca el retorno del populismo depredador sembrando terror en este empeño. Seguramente, ante esta situación preocupante, Bolivia, que acaba de salir de una autocracia, retornará –de la manera en que lo hizo Perú– como signatario de un TIAR remozado en sus objetivos, y ahora con la decisión colectiva de defender los valores democráticos y la libertad.

Esta acción de Bolivia debe ser inmediata, precisamente por la campaña adversa en la que se afirma cínicamente que la intención de los conspiradores y activistas infiltrados es la vigencia de una democracia que nunca practicaron.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0