PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 11 de diciembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

No reprimas, soy tu hijo


2019-11-22 - 13:40:19
De acuerdo a criterio de algunos periodistas que hacen opinión junto con politólogos, lo sucedido en Bolivia fue un golpe de Estado. Esta afirmación se basa en la intervención del Comandante General de las Fuerzas Armadas quien el 11 de noviembre le "sugiere" al Presidente Morales que renuncie.

Esta sugerencia fue modificada como si fuera una advertencia o imposición dependiendo del medio y quien opina. No es lo mismo sugerir que advertir o imponer, eso es elemental, pero para los fines de establecer la prueba, se modifica la sugerencia y se la convierte en algo que tenga el tono militar más apropiado.

Todo esto me lleva a preguntarme cuál es entonces la misión que la Constitución Política del Estado le otorga a las Fuerzas Armadas. Queda claro que se establece como atribuciones el conservar y preservar el orden constitucional. Se debe entender, como la obligación de actuar si este orden es violentado. La Constitución le otorga al soberano la facultad de rebelarse cuando el depositario de su voto incumple con respetar y hacer respetar la Constitución. Tanto el soberano como las Fuerzas Armadas tienen la obligación de actuar cuando el gobierno elegido no cumple con su juramento.

Es lo que se produjo en Bolivia a partir del 20 de octubre, cuando se descubrió el fraude electoral. La rebelión social exigiendo el respeto al voto que se tradujo en una resistencia absolutamente legal y constitucional, por espacio de 22 días, en los cuales no hubo rendición y al contrario fue acompañada de multitudinarios cabildos en los nueve departamentos de la república que expresaron su repudio al fraude y fueron avanzando en sus exigencias a medida que el gobierno lo negaba y repetía que había ganado las elecciones, promoviendo el enfrentamiento social y mandando a reprimir, la policía que se encontró rebasada por esas multitudes y su decisión de no rendirse ni claudicar. No fue un día ni una semana lo que se vivió en estas jornadas sociales, fueron 22 días y esto no se mostró en las cadenas televisivas extranjeras.

Sin la resistencia prolongada de una sociedad hastiada del engaño oficial y de la mentira confeccionada por sus medios de prensa controlados, no hubiera sido posible que la Policía llegue al punto del agotamiento total que además vivió el impacto de ver a sus hijos en la calle que les pedían no repriman, soy yo tu hijo!

Los días pasaron y las fuerzas del orden comprendieron que no era posible reprimir más de lo que ya hicieron, no era posible llegar al hogar y ver a sus hijos salir a las calles a defender la democracia. Esto minó la moral de esas fuerzas. Y aunque el gobierno comenzaba a usar el dinero para tenerlos sujetos (a la Policía se le dio un bono de 3 mil bolivianos) ya no bastaba ni era suficiente para evitar el desenlace.

El día 10 de noviembre la Policía se amotina y se retira hacia sus cuarteles dejando al gobierno sin el brazo represor. Esto podía haber desatado violencia de la sociedad en resistencia, pero no fue así, lo que pasó fue algo que cuando se produce configura un bloque social al que no hay poder que lo contenga, la ciudadanía junto con la policía. Esta situación puso al gobierno en una posición de debilidad muy grave y le obliga acudir a las Fuerzas Armadas. Las Fuerzas Armadas sabían que el gobierno iba a pedirles reemplazar a la Policía y por eso le sugieren su renuncia.

Ahora bien, cumplieron con su deber constitucional?, para los que opinan que esta es la prueba del golpe, entonces lo que nos dicen es que las FFAA deben abstenerse de actuar ante la confrontación social sucedida por la violación del gobierno al voto del soberano. El gobierno incumplió su mandato de respetar la constitución, robó el voto del soberano, puede haber mayor delito democrático que este? Para estos señores y especialmente para el presidente de México, las FFAA deberían hacer lo que hacen en Venezuela, Nicaragua y Cuba, salir a reprimir al pueblo y ser soporte servil del gobierno. Esa desde su punto de vista es la conducta que deben tener y eso es lo constitucional. ¿En serio se puede defender jurídicamente y políticamente semejante aberración?

El Presidente de México reconoce como presidente legítimo al señor Maduro, junto con él lo hacen Cuba y Nicaragua y claro está lo hacía Bolivia con Evo Morales. Al ofrecerle asilo, y esto hay que remarcar, México le ofertó asilo a Evo Morales, antes que él lo pida, lo hacía en una demostración de absoluto compromiso con los gobiernos más antipopulares de la región y declarados enemigos del capitalismo, de la democracia y las libertades.

Lo cierto es que creer y afirmar que las FFAA deben permanecer neutrales e indiferentes ante gobiernos que violan y reniegan de sus propias leyes, definiendo tal conducta como constitucional es colocar a la ley en situación supeditada al partido y la ideología de este. El comunismo avala esto. No hay duda alguna. Así que cuando escuchamos opinar que en Bolivia hubo golpe de Estado y eso se debe a la intervención de las FFAA ya sabemos por dónde caminan.

Más publicaciones de Dante N. Pino Archondo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0