PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 20 de octubre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Marcelo Ostria Trigo

Las neodictaduras


2019-09-25 - 22:05:42
En América Latina hay una nueva manera de crear dictaduras: No son resultado de golpes de Estado, sino de elecciones, y llegan al poder afirmando un supuesto carácter democrático y que respetan los derechos humanos. Habrá que recordar que en Bolivia hubo el compromiso del entonces electo presidente electo que en su gobierno no habría “ni un muerto”.

Este nuevo tipo de captura del Estado, es el resultado de una estrategia común de los partidos que militan en el Foro de San Pablo, que estuvo –y está– empeñado en recuperar el vigor del comunismo, ahora tan venido a menos luego de la caída de la Unión Soviética y de sus aliados del Pacto de Varsovia.

El primer resultado de este nuevo plan –Cuba lo apoyó desde el inicio– fue la elección de Hugo Chávez Frías, militar que ya había intentado un golpe de Estado. Éste asumió la presidencia de Venezuela el 2 de febrero de 1999 e inició la llamada revolución bolivariana que, muy pronto, enarboló la tesis del Socialismo del Siglo XXI de Stefan Dieterich.

Así se inició el movimiento neopopulista, tan cercano a la extrema izquierda. Y cuentan con el apoyo –muchas veces vergonzante- de gobiernos que no pudieron, por la fortaleza institucional de sus países, establecer una dictadura a la venezolana. Estos son los casos de los gobiernos de los Kirtchner de la Argentina, del Frente Amplio en Uruguay y aun el del brasileño Inácio “Lula” da Silva, propiciador principal del Foro de San Pablo. La mayor ferocidad de la dictadura chavista llegó con la sucesión de Nicolás Maduro Moro, a quien se suma, por lo violento, el gobierno de Ortega–Murillo en Nicaragua.

Estos dictadores, concentran los poderes del Estado: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Dominan la cúpula militar y la policía e inclusive la institución encargada de administrar elecciones, en el empeño de procuran permanecer en el poder eternamente o, en ciertos casos, designar como sucesor a un acólito de su confianza.

Habrá que tomar en cuenta que “La concentración de poder en una sola persona o grupo muy reducido en Cuba es total, mientras, en Venezuela aún quedan espacios políticos que permiten a la oposición enfrentar al gobierno…” (Radio Televisión Martí | 11 de noviembre de 2012). Sin embargo, métodos, abusos, corrupción y violencia son muy parecidos entre el castrismo y el chavismo y sus aliados.

Las diferencias –aunque no son muy marcadas entre los países latinoamericanos– dieron lugar a dictaduras populistas con algunos matices, aunque siempre con el común denominador de emplear su omnímodo e ilegal poder para perpetuarse en el gobierno, sin respetar leyes, derechos ni principios democráticos. En todo esto, es notorio el mismo empeño del oficialismo en Bolivia.

Más publicaciones de Marcelo Ostria Trigo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0