PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 19 de noviembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

El elegido


2019-09-10 - 22:22:06
Hace una semana cuando los fuegos de la insensatez corrían fieros por los parques de la vida, estaba claro, que los corazones de miles de bolivianos sintieron el dolor de ellos, de los que tenían que huir sin saber a dónde. El terror de sentir que el fuego te rodea y no hay salida tiene un grito que trasciende, que se escucha y se expande por el infinito.

Si hay un pueblo que tiene una sensibilidad enorme ante la desgracia es el boliviano. Don que nace de su propia existencia diaria que le obliga a vencer el drama cotidiano de la adversidad que lo tiene cercado. El pobre siempre tiene la mano extendida para ayudar. Por eso mismo comprende en su cabalidad lo que viene sucediendo. No necesita que le expliquen las razones científicas y técnicas de los porqués se deben conservar los bosques, los ríos y las especies, es que los tenemos a pocos kilómetros de nuestras ciudades.

Quemar para expandir la coca ha sido el peor error que ha cometido el gobierno en estos trece años de ejercicio. Ni siquiera los atropellos a los pueblos del Tipnis o las palizas a los discapacitados han calado tan hondo, como esta provocación realizada al conjuro de la ambición desenfrenada de tener cocaleros y coca en zonas que les permitan el control político de las regiones. No es por la coca en sí, sino porque esta tiene estrecha relación con el narcotráfico y este tiene controlado al gobierno desde siempre.

Los golpes duros tienen el efecto de hacer reaccionar a quienes lo reciben. Y en Bolivia se ha sentido este golpe a la naturaleza con una intensidad que no se puede medir. La reacción será demoledora.
Y es cuando los datos electorales comenzarán a desmoronarse, cuando ese “hecho” imposible de materializarse que evitara la victoria de un binomio ilegal, se hizo fuego y esas llamas les cogieron en su propia casa de campaña. Hasta aquí llegaron, al menos con el paraguas del voto que ya no les sirve.

Y es ahora cuando las cosas se complican. Las asociaciones para delinquir que se disfrazan de gobiernos populares, sin el voto que los encubre no tienen otro remedio que mostrarse a plenitud. Ya nos demostraron esa conducta cuando perdieron el 21F. Los bolivianos no podemos esperar otra cosa, ahora, cuando el voto se les escurre de las manos.

Se avecinan días difíciles. Ya conocemos cómo se planificaron los hechos del separatismo cruceño con ejecuciones sumarias, también los incendios de gobernaciones y los enfrentamientos mortales entre bolivianos como en Pando, todo esto ya conocemos y no tendríamos porqué pensar que no volverán a sus andadas.

No van ha dejar el Palacio Grande que se han construido, no pueden arriesgarse a develar todo el tejido de corrupción que han confeccionado, es tanto lo que tiene que perder que lo ultimo a pensar es dejar lo único que tienen: el gobierno.

Más publicaciones de Dante N. Pino Archondo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0