PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 13 de diciembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Humberto Vacaflor Ganam

Los gastos descarados


2019-08-27 - 11:00:12
Ahora se está viendo en Bolivia que si siembras vientos, cosechas tempestades, o destrucción, en forma de infiernos.

José Luis Parada ha hecho un resumen de los montos que destinó el gobierno de Evo Morales a diferentes áreas, o ministerios, lo que es más revelador de la actual crisis que cualquier otro documento.

Se trata de los montos ejecutados entre 2006 y 2018, y es un festival de irresponsabilidades.

Veamos:
En esos trece años: (en Bs)
Gobierno 31.435.986.542
Defensa 35.431.418.947
Presidencia 11.996.626.212

Mientras que:
Salud 13.355.426.448
Educación 13.027.370.002

Pero
Comunicación 27.481.000.554
Es decir que Salud o Educación recibieron apenas un tercio de Defensa, cada uno.

Pero recibieron apenas la mitad de Comunicación, es decir propaganda del gobierno.

El gobierno del primer presidente indígena de Bolivia, que apenas puede leer, ha destinado a Educación ni siquiera la mitad de lo que destinó a propaganda.

Y lo mismo ocurre con Salud: Ese ministerio recibió menos de la mitad que el encargado de la propaganda.

El ministerio de la Presidencia, que no se sabe cuáles son sus funciones, ha recibido casi tanto como Educación o Salud.

Que se sepa, el ministro Quintana ha estado a cargo de los truculentos operativos de Porvenir y del Hotel Las Américas, lo que quizá explica los montos que ha recibido.

Se trata de montos ante los cuales los “gastos reservados” de los anteriores gobiernos, son una minucia. Son una caja chica.

Quizá el criterio fue reemplazar los “gastos reservados” con “gastos descarados”. Porque destinar a propaganda el doble de lo que se destina a Educación o a Salud, es demasiada sinvergüenzura. Es un descaro.

De todo esto se tendría que esperar una investigación de parte del parlamento, pero se sabe que ha dejado de existir en su rol de fiscalización.

De la Contraloría tampoco se puede esperar nada. En 2006 entró en un largo periodo sabático del que todavía no ha salido.

Si alguien está haciendo una contabilidad de los cargos que se deben incluir en un eventual juicio de responsabilidades, estas cifras deberían ser tomadas en cuenta. Alguien deberá rendir cuentas de este festín de la irresponsabilidad.

Siglo21bolivia.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0