PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 08 de diciembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Guerrero descabellado


2019-07-30 - 20:47:03
En el marco del XXV Foro de Sao Paulo, que acaba de clausurarse en Caracas, ha surgido una curiosa, como risible declaratoria de guerra contra los Estados Unidos, por parte del exteniente venezolano Diosdado Cabello, coordinador de dicho evento, y el número dos en la satrapía chavista, que gobierna Venezuela actualmente.

Simultáneamente a ese acto hubo una mal llamada marcha, “por la paz y la unidad de los pueblos”, donde algunos ciudadanos; organizaciones sociales y partidos políticos de izquierda, de los países que asistieron a esa entelequia, que costó 200 millones de dólares a las arcas de una Venezuela despojada, para caminar en apoyo al déspota que viola los derechos humanos; fortalecer la alianza mundial de las izquierdas, frente al imperialismo norteamericano; y protestar contra las sanciones impuestas por EE.UU. a Venezuela y Cuba.

Al margen de las dudosas dignidades que el fallido exmilitar ostenta en su vasto prontuario, presume de ser el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, exvicepresidente y presidente de la República, Gobernador del Estado Miranda, jefe del Cártel de los Soles y comandante de los colectivos armados, que tanto terror y muerte siembran a lo largo y a lo ancho de la querida tierra venezolana y, otros títulos que despertarían la envidia del norcoreano Kim Jong-Un.

Entretanto, lo estremecedor de esta amenaza bélica es la suerte que correría el odioso imperio norteamericano, de ser derrotado por Diosdado Cabello y sus tropas, en la “guerra absoluta”. Es posible que las palabras del profesor comunista portorriqueño Julio Muriente, en la clausura del Foro, sospechosamente coincidentes con los hechos que se vienen desarrollando en Puerto Rico, fueron lo suficientemente premonitorias al advertir sin sonrojarse: “que están prestos a crear en la isla un paraíso como Venezuela” ¡Dios salve a los boricuas!

Haciendo un ejercicio de alcances proféticos, dichos vaticinios concluirían en que los norteamericanos tendrían que importar la feroz inflación que devora cada minuto la economía venezolana; además, ya no se necesitaría erigir un muro para frenar la inmigración indeseable, pues ellos mismos emigrarían, como los venezolanos, a latitudes insospechadas; todos los miembros del Cártel, y sus compinches de la región, ya no tendrían por qué temer al fantasma de la extradición, pues así como acaban de ofrecer asilo a los prófugos de la justicia colombiana, Jesús Santrich e Iván Márquez, destacados narco firmantes del acuerdo de paz con las FARC y diligentes exportadores de cocaína, tendrían Green Card, como el color de la coca, o permiso de residencia permanente en los EE.UU.

Finalmente, como si de un doble agente de inteligencia se tratara, las declaraciones de este energúmeno no hacen sino pintarlo como en realidades, “Un guerrero muy descabellado”.

Más publicaciones de Álvaro Riveros Tejada

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0