PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 14 de octubre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Jorge V. Ordenes L.

La mayoría había nacido en EEUU


2019-07-24 - 20:29:39
Durante la depresión económica de los años 1930 el gobierno de EEUU deporta a 1.800.000 ciudadanos estadounidenses de extracción mexicana, mexicanos nacidos en México, y otros acaso “no documentados” con el propósito de quitarles empleo para dizque dárselo a los llamados “verdaderos americanos”… desempleados. Esto de acuerdo a la investigación de Richard Dunn, ex senador estatal de California. El entonces presidente de EEUU, Herbert Hoover, aprobaba la práctica. Su Secretario del Trabajo, W. Doak, implementó regulaciones que impedían emplear mexicano-americanos en el gobierno. US Steel, Ford y Southern Pacific Railroad, et.al. acuerdan despedir a miles de ellos.Se las llamó “redadas de repatriación,” cuando eran de exilio en las que se detuvo a muchos a la fuerza, sobre la marcha, sin ningún aviso.

Según History.com, en esa época el Departamento de Ayuda Social de Los Ángeles opta por deportar a pacientes de origen mexicano de los hospitales entre los que se incluye a una mexicana enferma de lepra que es llevada y dejada en Mexicali, México. Tuberculosos, paralíticos, dementes y ancianos corren la misma suerte en forma atrabiliaria no solamente en Nuevo México y California, sino también en Michigan, Colorado, Illinois, Ohio y Nueva York. Ni siquiera se les permite avisar a familiares. Se llenan los trenes y no se detienen hasta allende la frontera sur. Miles de familias quedan divididas y difícilmente se extraen al trauma de la separación forzada. En la estación de los Ángeles, en 1931, algunos parientes y amigos despiden a 1.500 personas que llenan un tren más de exiliados con destino a México.

Quepa mencionar que la región donde está la ciudad de Los Ángeles fue originalmente colonizada por españoles venidos de la Nueva España, hoy México, y desde luego mexicanos y otros, en el siglo XVIII, antes de que los estadounidenses invadiesen y se adueñasen de California incluyendo Los Ángeles en el siglo XIX. Según la investigadora D. Lange, en 2003 el ciudadano estadounidense, José López, atestigua ante un comité de la legislatura de California, que tenía cinco años de edad cuando su familia fue deportada a Michoacán, oeste de México. Mueren sus padres y un hermano, y en 1945 él consigue retornar a EEUU con sus hermanos menores lo que muchos no logran.

Lo destacable de esta terrible situación es que tanto la expatriación de estadounidenses de extracción mexicana como la deportación de mexicanos con residencia legal, más los ilegales, fueron entonces, y son hoy, inconstitucionales porque en ninguna de las situaciones se siguió ni se sigue el debido proceso judicial que definitivamente hubiese protegido a los afectados. La fingida ignorancia prepotente y el mero racismo hicieron que se ignorase la constitución y las leyes. Y hoy en 2019 ocurre lo mismo.

Aquellas redadas eran distintas a las de ahora en que por lo menos algunos sufrientes latinoamericanos hoy tienen la suerte de acogerse a la famosa Sección 1325 de la ley de inmigración que ya regía en los años 1930… cuando solamente 44,000 personas se acogieron a ella en tanto que la inmensa mayoría no tuvieron la oportunidad ni menos la asistencia legal para recurrir a ella. Se trata de la misma ley que rige hoy y el acceso a ella continúa dificultoso aunque no tanto como en los 1930… cuando jamás hubo orden ejecutiva ni menos una ley federal que la autorizase. Solo la segunda guerra mundial, con su resultante demanda de fuerza laboral en EEUU, eliminó el exilio de gente que por desgracia, hoy, ha revivido.

Más publicaciones de Jorge V. Ordenes L.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0