PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 14 de octubre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Alejandro A. Tagliavini

Reconstruyendo el muro de Berlín (y los Gulag)


2019-07-24 - 09:47:15
No tenga dudas de que siempre los políticos, más tarde o más temprano, llegan a acuerdos para mantener sus privilegios… y gastos. Y Trump no es la excepción, así es que logró un acuerdo con la oposición sobre el presupuesto. El pacto, que debe ser aprobado por el Congreso, permitiría desviar fondos de programas militares para construir el muro en la frontera con México.

El acuerdo destina “apenas” 1,37 billones de dólares en gastos el próximo año y un poco más para el periodo fiscal 2021. Y para esto necesitaban un incremento del tope de la deuda de EE.UU. hasta fines de julio de 2021 (nueve meses después de los comicios), a fin de evitar un incumplimiento de pagos si el país ya no puede pedir préstamos, y prevé un aumento del gasto al elevar el límite presupuestario para el sector de la defensa y para las inversiones nacionales, y otros gastos discrecionales para estos dos próximos años.

Pese a que cuenta con el respaldo de los líderes de ambos partidos, el acuerdo afronta la resistencia de destacados legisladores demócratas y republicanos, unos porque no quieren el muro y otros porque les parece excesivo el gasto en un año en el que se espera que el déficit alcance el billón de dólares, y con una deuda que este mes llegó a los 22 billones. O sea que los políticos son más gastadores que esposa, con la tarjeta del marido, en un viaje de vacaciones con amigas.

El presupuesto del gobierno federal es tradicionalmente deficitario, como corresponde a los buenos políticos- gastadores- por lo que Washington no tiene más remedio que pedir prestado para financiar sus gastos, como el pago de salarios, pensiones y otros dispendios aprobados por el Congreso. Y ahora Trump tendrá dinero para financiar su muro al estilo del de Berlín -para que no se escapen de sus países las víctimas de la guerra contra las drogas que él sostiene- pero en la frontera con México.

El inefable Donald dijo, refiriéndose a los inmigrantes, que "Por qué no regresan a sus países infestados de crimen". Lo que no dijo es que ese nivel de criminalidad tiene una base importante en la prohibición de algunas drogas muy dañinas, prohibición que da lugar a los narcos y a todo tipo “ilegales” y que Trump sostiene. En países donde existe más libertad, como Portugal, no hay “ilegales” sencillamente porque no existe la “ley seca” para violar.

Y los que logren escaparse ahora tendrán que enfrentarse a las “deportaciones rápidas”. La decisión, incluida en un documento del Departamento de Seguridad Nacional, establece nuevas directrices para las deportaciones que, en algunos casos no tendrán la mediación de un juezy, si tiene suerte,"será entrevistado por un oficial de asilo" que determinará si existe "un temor creíble" de ser perseguido en su país.
Y, si no tiene suerte convenciendo a estos burócratas de que es un inocente ser humano que huye de la miseria y marginalidad, lo envían a uno de los centros de detención de inmigrantes que tienen toda la intención de emular a los famosos Gulag: "El hedor era horroroso. Las jaulas estaban tan llenas que era imposible que todos los hombres pudieran sentarse sobre el suelo... Cuando vieron llegar a la prensa, empezaron a decirnos que llevaban allí 40 días o más, que tenían hambre… Hacía un calor sofocante. Los agentes que vigilaban llevaban máscaras protectoras", asegura el periodista Joshua Dawsey en representación del grupo de periodistas acreditados en la Casa Blanca.

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California
@alextagliavini
www.alejandrotagliavini.com

Más publicaciones de Alejandro A. Tagliavini

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0