PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 21 de agosto 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesEspectáculosVenezuelaMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Humberto Vacaflor Ganam

Jucus, unidos, jamás...


2019-07-21 - 14:16:06
Hay la equivocada creencia de que “jucu” es solamente alguien que se dedica a robar minerales. Sin embargo, podríamos estar ante una palabra de origen quechua que sirve para definir muchas actividades, todas ellas ilegales.

La primera acepción es para definir a quien roba el mineral que fue extraído por otros durante el día y que ha quedado dentro de la mina a expensas de quien quiera llevárselo durante la noche. Es, para decirlo de una vez, un “jucu” tradicionalista.

En el ámbito de la minería, el nombre se aplica también a quienes se dedican a explotar solamente las partes más ricas de una veta, dejando las demás, por el apuro, a quienes tuvieran tiempo para extraerlas. Aquí, el adjetivo se convierte en verbo: “juquear”.

Lo que deja a la palabra quechua ante un universo muy grande, que lo comprende todo.

Juquea quien, por ejemplo, hace cobros irregulares como funcionario de una institución. Los empleados del INRA que alegan haber comprobado que algún propietario de tierras en Santa Cruz no ha cumplido con la FES (Función Económica y Social) y hacen cobros “irregulares”, está haciendo de jucu. Sobre todo si el dinero que vaya a cobrar no termine en las cuentas del INRA.

Si se diera el caso de alguien que trabajare para YPFB y que estuviere a cargo de importar gasolina, o diesel, ya sea que lo comprare de veras o no, pero se beneficiare de la operación, es un jucu. Y si estuviere haciendo algo para frenar o impedir que se reduzca la importación, porque se la va a reemplazar con alcohol, por ejemplo, estaría comprendido en el verbo “juquear”.

Y entramos en terrenos más delicados. Un funcionario que cobrare al contribuyente que hubiere cometido alguna irregularidad con el SIN, o no, y el cobro que hiciere fuere a dar a sus bolsillos, estaría comprendido por el verbo.

Lo que lleva a preguntarse cuánto de los cobros a los contribuyentes por concepto de multas va realmente al SIN, pero que, de todos modos, fuere o no fuere, es una sangría para el empresario en cuestión.
Por el momento, aquello de comprobar cuánta gasolina recibe alcohol permitirá saber cuánta gasolina se produce y se importa. Los productores de alcohol miran sin pestañar.

Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0