PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 08 de diciembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
José Percy Paredes Coimbra

Tres tristes tigres...


2019-07-15 - 20:48:52
¡Espero que conozcan o reconozcan este trabalenguas!!! ¡Es que ya estoy comenzando a pensar que los años pasaron veloces y estoy muy distante de los tan mentados milenials, que por lo general, no tienen idea de refranes y traba lenguas!!

Pero bien, este artículo no va del tiempo pasado ni de los desfases entre X, Y o Z generaciones; va de la imagen que nace en mi mente cuando pienso en estos tristes felinos y las similitudes, que inevitablemente nacen de este trabalenguas, con el grueso de los que se dicen opositores políticos hoy en día; fortalece esta imagen la renuncia del candidato vicepresidencial, de una agrupación ciudadana vinculada a un partido de reciente creación pero tan viejo como el que más.

Volviendo a la imagen de estos tristes tigres desubicados, o mejor dicho, fuera de lugar, bastante lejos de su hábitat natural como la selva o las sabanas; en su triste historia, no sólo están fuera de lugar, lejos de su entorno conocido, sino que están en un trigal! Comiendo trigo!¡Ellos que son carnívoros, por naturaleza feroces!

De hecho, esos tigres, los que se dicen opositores, desde el primer día, del gobierno del pueblo, esos que a pesar de estar viviendo en Bolivia, corazón de Sudamérica, hicieron política para beneficiar a sus propios bolsillos y a los intereses norteamericanos, como si fueran sus ciudadanos o, dicho de otra manera, como si el imperio del norte fuera su madre patria, esos que de nuevos o innovadores no tienen nada, esos son los tristes tigres del trabalenguas.

¿Se pueden imaginar a tres tigres comiendo trigo en un trigal? Es difícil de imaginar y, cuando lo logramos, la emoción que despierta es lástima. Nuevamente, no puedo dejar de proyectar esa emoción hacia los que se dicen opositores a nuestro gobierno; dan lástima!

En primer lugar, porque si fueran oposición, de verdad, oposición ideológica, no andarían comiendo trigo, no estarían basando sus campañas en lo que harían igual o diferente de lo que hizo el MAS; tendrían propuestas innovadoras, pensadas para y con el pueblo boliviano, sus intereses y necesidades. Si la oposición, lo fuera realmente, en estos años de gobierno del pueblo, de gobierno del MAS, hubieran hecho más que sólo salir al paso en contra de tal o cual política social o económica del MAS.

Sin embargo, esta ‘oposición’ que nos tocó vivir, o sufrir, como ya mencioné anteriormente, se limitó a “apagar incendios”, es decir, a vociferar contra tal o cual propuesta o política de nuestro gobierno, pero sin presentar alternativas, propuestas diferentes a la nuestra, que pudiera ser sopesada por el pueblo y el gobierno, para considerar su pertinencia o no.

No dio nunca su opinión ‘experta’, como se acostumbra entre profesionales que presentan sus ideas y las ponen en consideración; ésta es documentada, justificada, expresada para ser tomada en cuenta. En ninguna de las tantas reuniones de planificación, de diseño o mesas de trabajo, en ningún campo de interés del pueblo boliviano, la oposición estuvo presente para apoyar (ya que nunca presentó ideas propias) a las y los trabajadores de los sectores o gremios que sí se movilizaron y sí presentaron sus propuestas. A lo sumo aparecían cuando estaban presentes las cámaras para exhibirse como ciudadanos preocupados con nuestros problemas; se apropiaban de demandas y movilizaciones ajenas, como figuretis que son.

Si es que la ‘oposición’ salió a la prensa a ‘denunciar’ que tal o cual persona perteneciente al partido de gobierno, hizo tal o cual transacción a favor de su bolsillo o de sus conocidos (porque si lo pensamos, generalmente las actuaciones de la oposición se dirigieron a este tipo de denuncias), inmediatamente se investigó y, si hubo delito, se sancionó a todo y cualquier funcionario; de esto tenemos constancia en los juzgados y en la prensa.

Es decir que, sobre las denuncias, actuamos y, por lo tanto, sobre las propuestas hubiéramos trabajado, pero lamentablemente estos pobres tigres sólo maullaban denuncias (no siempre ciertas) o profecías apocalípticas en el sentido de que tal o cual acción del gobierno atraería serias represalias; maullaban para sembrar terror en la población con sus versiones sobre nuestras políticas.

Con el pasar de los años, la población se dio cuenta que las versiones amarillistas y lejos de la realidad de estos falsos profetas, eran tendenciosas y sesgadas a favor de su ineficiencia y su incapacidad de gestión cuando ellos fueron gobierno y pudieron cambiar la situación de nuestro país y no lo hicieron.

Con la renuncia de un vicepresidenciable, salta nuevamente a la vista, la incapacidad de un grupo de políticos (los tristes tigres) siquiera de lograr unidad entre sí, por el bien de su existencia; estos tristes tigres prefieren comer trigo por separado que buscar la fuerza de la unidad y retornar a su entorno conocido, su espacio de confort (o volver a la cancha) y desde ahí hacer política; prefieren ser un remedo de políticos, un remedo de partidos; una pálida sombra de lo que deben ser y significar los políticos y sus instrumentos, los partidos, en la vida de la ciudadanía.

De verdad, dan lástima!!!

Más publicaciones de José Percy Paredes Coimbra

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0