PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 14 de noviembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Réquiem a un ángel del humor


2019-07-09 - 21:52:59
Mientras tu partida deja una estela de desconsuelo, dolor y llanto en esta tu tierra, en el cielo los querubines y serafines se regocijan por el retorno del ángel enviado por nuestro Señor, para alegrar la vida de sus prójimos, a través del humor y la fantasía que llevas en tu bagaje.

Paulovich, Maestro, compañero y amigo, fuiste el sabio que con tanta habilidad supo administrar esa exuberante obra periodística y literaria, consagrada en su mayor parte al difícil género del humor. Ese portento, al igual que el amor, se constituye en uno de los valores humanos más preciados de la vida, pues hace de la risa un remedio verdaderamente infalible contra los males que aquejan a este siglo XXI, actuando como pócima, filtro o bebedizo, que, si bien no los cura del todo, los mitiga, especialmente en una sociedad adusta y hasta solemne como la nuestra.

Una sociedad de “malhumorados, caras largas y getas caídas”, como tú la calificabas, donde una crisis interminable entronizó su reino desde tiempos inmemoriales, y que no supo descubrir -o quizás sí lo hizo- ese misterio que la hizo reír y la llenó de alegría. Aquel que atesoró tu alma y que te granjeó la simpatía, el afecto, el respeto y el orgullo de haberte conocido.

Quizás porque nunca pretendiste saltarte la valla de lo extraordinario, tu secreto consistió en ser nítidamente auténtico y de esa manera te identificaste a plenitud con el sentir y pensar de nuestra gente y con sus problemas, que los hiciste tuyos.

Tus merecimientos, querido Paulo, exceden superabundantemente la gratitud que nuestra sociedad te debe, por los múltiples servicios que le prestaste, como hombre público (Título que no te agradaba mucho), en tu desempeño como Parlamentario, Diplomático, Alcalde de La Paz y un insigne escritor y periodista que sólo brindó alegría sin hacer jamás daño a nadie, y quien resumió el arte de la política en su antipatía por los dictadores, porquea decir de él mismo, no dictó sus artículos a nadie.

Ese cúmulo de virtudes, donde tu familia y la amistad tuvieron un sitial preponderante, hicieron de ti ese extraordinario personaje que hoy despedimos y por quien elevamos este sentido réquiem a un ángel del humor.

Más publicaciones de Álvaro Riveros Tejada

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0