PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 21 de agosto 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesEspectáculosVenezuelaMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

Balance del gobierno de Evo Morales


2019-07-03 - 22:52:53
Tomando atención a un análisis efectuado por el Dr. Manuel Suarez en relación al proceso electoral que vivimos, mediante el cual nos avisa y justifica con razones, que el presidente Morales ganará las elecciones de octubre de este año, me puse a reflexionar, cuales han sido los rasgos más sobre salientes que ha tenido este presidente a lo largo de estos catorce años, para que conserve: un mensaje fuerte de contenido político y social, un centralismo en el uso del poder, y una economía que nos presenta como un signo de victoria ante lo que él denomina neoliberalismo.

La idea es poner sobre la mesa el debate que la oposición tendría que asumir con el fin de revertir esas fortalezas que tiene el gobierno y que viene usándolas para conseguir algo así como el doce por ciento que le falta y alcanzar de esa forma el 51 por ciento del voto ciudadano.

¿Qué fue lo que caracterizó al gobierno de Evo Morales, respecto a los gobiernos anteriores?

La rapidez con la que ejecuta dos medidas que le otorgarán identidad propia: la nacionalización del gas el 1 de mayo de 2006 y la convocatoria a una nueva constituyente, mediante referéndum el 2 de julio de 2006,

En el transcurso de ese año y hasta el año 2008 llevó a cabo la estatización de varios sectores: Huanuni, Complejo minero de Vinto, aguas del Illimani, Entel y efectuó la compra de las acciones en las empresas capitalizadas hidrocarburíferas, como la Compañía Logística de Hidrocarburos, petrolera Andina, Chaco filial de British Petroleum y Transredes y posteriormente AIR BP Bolivia empresa encargada de distribución de combustibles de aviación.

Redujo su salario presidencial y el de los funcionarios públicos.
Con la constituyente se fija los objetivos de inclusión indígena en los órganos de poder del estado, autonomías y organización territorial indígena, declaración de conformar un Estado Plurinacional con reconocimiento de nuevos derechos, la propiedad estatal de los recursos naturales y el cambio en el mandato presidencial de 4 a cinco años con reelección de un período.

Sobre estos elementos construye un discurso que lo identifica. Divide en dos períodos la historia nacional: el neoliberalismo que es el antes y el proceso de cambio que es el después. A partir de ello, el antes es todo lo malo que le ocurrió al pueblo, donde reinó la discriminación social, la entrega de los recursos naturales al imperio, la pobreza a causa de la corrupción y olvido de los más pobres. En contrapartida, su gobierno representa el rescate de los recursos naturales, la inclusión social, la disminución de la pobreza y la dignificación del orgullo nacional en la expulsión del embajador de los Estados Unidos y la DEA

El manejo económico del gobierno acompañado por un viento a favor con el aumento de los precios de los commondities tuvo la sagacidad de mostrarse como el origen del bienestar social. Introdujo la idea de que gracias a la nacionalización del gas ese bienestar era realidad y posible solo si Evo Morales es presidente.

Durante estos catorce años el presidente Morales ha recorrido el país entero con una continuidad permanente, entregando obras públicas en cuanto municipio existe remarcando que todas ellas eran el resultado de la nacionalización del gas. Esto unido al crecimiento desmesurado del gasto fiscal, generó una corriente de ingresos en los sectores de la construcción con su efecto multiplicador que se reflejó en el crecimiento de las importaciones y el consiguiente aumento del consumo interno.

Este mecanismo a dado como resultado el sostenimiento de la estabilidad, el aumento de los ingresos fiscales con el cambio de déficits a superávits fiscales y comerciales, incremento de las reservas internacionales, que fueron usados como resultados concretos del éxito del modelo económico y del proceso de cambio.

El impacto social generado en una década y cuatro años, no cabe duda, ha introducido en la memoria popular el convencimiento de que se tuvo un cambio y que este ha mejorado las condiciones de vida en sectores de clase media y ha mejorado la situación de los sectores sociales ubicados en el límite de la pobreza.

En paralelo el gobierno ha buscado y conseguido la forma de controlar el poder con una centralidad absoluta que le permita seguir gastando sin medida y sin control. El ritmo y secuencia del gasto fiscal no hubiera sido posible sin esta centralidad. Supeditar a los órganos de control institucional como la Procuraduría General y la Fiscalía General era elemental, manejo militar de la Asamblea Legislativa y supeditación del poder judicial, que le dejara las manos libres para duplicar el gasto en empleo estatal, efectuar compras directas por miles de millones de bolivianos, permitir inversiones extranjeras como correa de transmisión para generar una nueva capa burguesa a su servicio, entregar riqueza minera a empresas chinas, junto con la explotación de madera y ampliación de la frontera de la coca por todo el territorio, asumir una diplomacia de confrontación ideológica y sumarse a procesos de integración mas ideológicos que económicos, amén del fomento de la corrupción al interior de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, no hubiera sido posible sin ese centralismo político y económico ejecutado al costo de vidas humanas y exilio de ciudadanos que ha superado a los gobiernos de las dictaduras militares.

En concreto, tenemos un proceso de cambio que se ha basado en el manejo discrecional de la economía, que ha fomentado el consumo y el empleo estatal, el gasto en proyectos mal elaborados y empresas estatales que hoy son deficitarias, que ha explotado las reservas de gas sin su reposición y ha incrementado el volumen de la deuda externa, todo lo cual solo ha sido posible anulando la institucionalidad del Estado de Derecho, supeditando alos poderes legislativo y judicial a sus caprichos, corrompiendo las instituciones y violando la constitución política del Estado.

Si bien esta explicación alcanza la comprensión de una minoría social ciudadana, la mayoría se queda con lo que recibió y tiene sin que le importe el cómo se hizo. De ahí que el mensaje del gobierno tenga todavía la fuerza del convencimiento de que solo ellos pueden continuar con el modelo de bienestar social y que cualquier cambio sería desastroso, para que se pierdan esos beneficios que hoy día se tienen.

El desafío de la oposición es demostrar que ese bienestar económico ha terminado como ciclo y advertir que sin el uso pleno de la democracia el final de la ruta será la inflación, el desempleo y la escasez. No es fácil si tenemos en cuenta a una población con deficiencia en su nivel de educación y que sólo reaccionará cuando sienta en sus bolsillos que ya no tiene nada que agradecerle al gobierno, y para que esto suceda aún quedan al menos dos años de derroche con endeudamiento.

Más publicaciones de Dante N. Pino Archondo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0