PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 20 de septiembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesEspectáculosVenezuelaMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Marcelo Ostria Trigo

La OEA puesta a prueba


2019-07-03 - 19:51:07
La semana pasada se reunió en Medellín, Colombia, la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos. La expectativa se centró en la crisis venezolana. Un despacho de prensa afirmaba: “Venezuela divide a la OEA…”. (América Economía 27.06.2019)–, en relación con el empeño de contribuir a que termine la dictadura de Nicolás Maduro.

Ciertamente, era de esperar una confrontación de la mayoría con los aliados del chavismo –Bolivia y Nicaragua– y con otros, como México ahora gobernado por el populista Andrés Manuel López Obrador,
Uruguay del Frente Amplio, y algunos países insulares del Caribe que, en el inicio de la Asamblea, objetaron la presencia del representante del Gobierno del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, reconocido en el Consejo Permanente de la organización por la mayoría de los países miembros.

El incidente parecía que solo era un anticipo menor de la oposición al propósito mayoritario de condenar al gobierno “bolivariano”, pero tuvo caracteres imprevisibles: por una parte, la curiosa actitud del representante uruguayo que se retiró de las deliberaciones, aclarando que su país no abandona la organización, pero que no participará ante una actitud mayoritaria que no comparte. Esto, por supuesto, no es un proceder democrático. En fin, una conducta que no guarda relación con la buena tradición diplomática uruguaya. Por su parte, el canciller de Bolivia llegó a afirmar que su gobierno no reconocerá las resoluciones que se adopten con relación a Venezuela. (Luego, se alejaría del temario y, nuevamente, jugó mal con la cuestión marítima de Bolivia).

El debate no solo se centró en el caso de Venezuela. El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, que mantuvo una firme actitud de condena a la dictadura de Nicolás Maduro, antes de esta Asamblea se dio a la incomprensible tarea de justificar la tiranía el brutal del régimen de Ortega–Murillo de Nicaragua. “No se puede comparar al gobierno de Ortega con el de Maduro” –dijo– y luego ensalzó los “logros” del sandinismo en ese país. Ya antes había “santificado” el empeño ilegal de una tercera reelección del binomio oficial en las elecciones de octubre en Bolivia, quizá esto para captar apoyo para su propia reelección como el más alto funcionario de la OEA.

Lo sucedido, no contribuye a que esta organización internacional –la más antigua del mundo– se constituya en efectiva promotora de la democracia. La Carta Democrática Interamericana, establece que “Los pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla”, pero la OEA carece de medios y de suficiente respaldo para acciones más firmes tendientes a erradicar la violencia, la violación de los derechos humanos y para restaurar la institucionalidad democrática en los países gobernados por líderes autoritarios. Esto porque “los organismos internacionales son, ni más ni menos, lo que sus miembros quieren que sean”.

Más publicaciones de Marcelo Ostria Trigo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0