PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 20 de septiembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesEspectáculosVenezuelaMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
José Percy Paredes Coimbra

De Estado y democracia


2019-06-27 - 21:52:17
Cuando iniciamos el camino que denominamos “Proceso de Cambio”, cuando finalmente el pueblo tomó el control de la cosa pública y comenzó a diseñar y ejecutar políticas de estado, lo hicimos con el apoyo de un gran número de organizaciones que aglutinan a campesinos y campesinas, obreros, obreras, indígenas, invidentes, cristianos, cristianas, artesanos y artesanas, en fin, recibimos el apoyo tanto de organizaciones de los más diversos gremios, las más diversas actividades, así como de intelectuales independientes; fuimos apoyados por jóvenes y por la población de la tercera edad, jubilados o no.

En nuestra primera victoria electoral, nuestro hermano Evo Morales llegó a la presidencia con un 53.72% de los votos, en unas elecciones donde participaron efectivamente el 84.51% de los habilitados para votar. Las anteriores elecciones tuvieron una participación inferior de la ciudadanía, pero a partir del año 2005, la tendencia fue participar cada vez más; así en las elecciones del año 2009, hubo una participación del 94,55%; la más alta de la historia democrática en Bolivia y Latinoamérica. En el año 2014 también hubo una participación alta de la población con un 88% de votantes.

Y estas estadísticas nos muestran la vocación democrática de nuestro gobierno, que llegó a contagiar a la población sobre la importancia de hacer valer su opinión, sobre la importancia de no ser apáticos ante lo que nos concierne porque atañe a nuestro futuro. También nos demuestra que la población volvió a confiar en sus gobernantes y en su instrumento político; nos alejamos de los partidos tradicionales que gobernaban por juntuchas que llamaban ‘alianzas’, cuando en realidad se limitaban a la distribución de espacios de poder, sin siquiera debatir sus programas de gobierno para aterrizar en políticas de estado.

Se limitaban a buscar votos y apoyos y finalmente no avanzar en la búsqueda del bien común, del bien del pueblo. Fue por el cansancio de estas alternancias corruptas que el pueblo se radicalizó y vio en nuestro movimiento la posibilidad de lograr un cambio real, una mejora sustancial en sus vidas; vio en nuestro instrumento político la posibilidad de construir democracia.

Nosotros trabajamos con vocación de servicio; iniciamos el gobierno del pueblo con la promesa de llegar al cambio fundamental de las estructuras opresoras que regían en nuestro país. Iniciamos el proceso de cambio, iniciamos la descolonización – tanto de nuestras mentes como de las estructuras injustas empotradas en el tejido social, que permitían y normalizaban las asimetrías en nuestra sociedad – que justificaban la violencia contra quienes no tenían mucho y amparaba a quienes teniendo todo nos robaban, ya sea mediante salarios bajos, contratos lesivos, leyes a medida de sus intereses y tantas otras prácticas indignantes.

El año que llegamos al gobierno, dimos un gran salto en cuanto a la consolidación de la democracia; viabilizamos el proceso constituyente y convocamos a la elección de 255 asambleístas que fueron los responsables de redactar nuestra nueva Constitución Política del Estado, respetando e incluyendo los intereses de la mayoría de la población boliviana, hasta entonces ignorada por las élites gobernantes, quienes se valían de las leyes para consolidar prebendas y beneficios a su favor.

El año 2009, el 94,55% de la población va a las urnas para sancionar la nueva Constitución que es aprobada por un importante 61,5% de los votantes y, a partir de ahí, vamos consolidando la nueva Bolivia, ya no una República hegemónica, sino un Estado Plurinacional que reconoce la pre existencia de los pueblos indígenas y originarios a la colonia; que reconoce que existen más idiomas que el español, que son hablados diariamente por miles de personas porque representan sus construcciones mentales más profundas, sus raíces e identidades y, a partir de la aprobación de la nueva Constitución, son reconocidos y respetados.

Si este gran respeto por los demás no es democracia, no sé cómo se podría explicar. Los opinólogos de la oposición insisten en que nuestro gobierno está ‘enterrando la democracia’, pero sólo refunfuña y repite como loro, pero no da muestras claras, evidencias de que el proceso de cambio que estamos llevando adelante, es peligroso para la democracia!

Estamos construyendo día a día, paso a paso este hermoso estado plurinacional, con una visión de país amplia, inclusiva, que busca la equidad de género y de oportunidades para todos; que apoya a los jóvenes tanto como a los niños o adultos mayores. Estamos deconstruyendo la vieja concepción de república, que ya nos quedó chica, que se corrompió y anquilosó y que el pueblo boliviano ya no quería más; pero así como tenemos que descolonizar nuestras mentes para crear nuevas estructuras y parecernos más a nosotros mismos, tenemos también que repensar y reformular la significación de democracia.

¿Cuál democracia andan defendiendo los opositores? ¿No será aquella que los beneficiaba sólo a ellos? ¿Aquella vieja democracia republicana? ¿Qué enajenaba el poder del pueblo para adueñarse de su representación exclusiva? ¿Aquella democracia que respondía a los intereses de unos pocos en desmedro de unos muchos?

Si esa es la democracia que andan defendiendo, les tengo noticias; el pueblo aquel al cual amedrentaban, coaccionaban y chantajeaban con echarlos del trabajo o con enjuiciarlos para no pagar lo que por derecho les correspondía, aquel pueblo callado y humilde, decidió que no más; ya basta de abusos y eso, se los dejó muy claro en todas cuantas justas electorales hubieron, las legales y las irracionales convocadas por la oposición (cuando aún tenían algo de poder) desde el año 2005 este pueblo sumiso, callado, oprimido les dice en alto y buen tono que ya no existe una Bolivia posible sin la presencia y participación de todos.

Esta participación ciudadana amplia y equitativa es posible porque nuestro gobierno así lo asegura. Si esto no es haber profundizado en la democracia, en la participación del pueblo en la construcción de su futuro, no sé qué será!

Más publicaciones de José Percy Paredes Coimbra

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0