PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 18 de noviembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Humberto Vacaflor Ganam

El voto calificado


2019-05-21 - 21:06:58
Lo que no entiende la gente es que ahora, con esta revolución de la moral, respetar la palabra empeñada, la palabra de hombre, es solamente un gesto arcaico.

El ministro de Comunicación, Manuel Canelas, dijo respecto de la palabra de hombre que su consejo es aceptar lo último que hubiera dicho la persona en cuestión, ya sea hombre o lo que sea.

Por ejemplo, si el señor Luis Almagro dijo en 2017 que el resultado del referéndum del 21 de febrero de 2016 debía ser respetado, y ahora, en 2019, viene la decir lo contrario, es obsoleto pedirle que cumpla su palabra de hombre, porque sólo hay que aceptar lo último que dijo.
Eso de la palabra de hombre, sugirió Canelas, es de trogloditas, un principio primitivo si se lo mira desde estos tiempos de la revolución de género.

Algo parecido ha venido a decir el expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé, empleado del gobierno de Evo Morales, sobre el tema del 21-F.
Hace dos semanas se le había pedido que dijera algo acerca de ese referéndum pero él se negó a hacerlo. Ahora dice que se debe tomar en cuenta lo dicho por Almagro sin tanto alboroto.

Abogado y con alma de juez, este señor cree que la opinión de los cinco miembros del Tribunal Constitucional vale mucho más que el voto de más de dos millones de ciudadanos. Y, por supuesto, cree que la palabra del secretario general de la OEA tiene mayor importancia que los votos de los bolivianos, unos simples ciudadanos.

Eso del “voto universal”, principio que fue impuesto por una revolución en 1952, por el que todos los votos tienen el mismo valor, es obsoleto. Ahora hay votos que valen más que otros.

Lo que obliga a darle la razón de Borges, quien repetía que esto de la democracia, de que todo sea consultado a la gente para que vote, es un abuso de las estadísticas. No porque lo digan muchos algo resulte siendo verdad.

O lo que dicen otros, un poco más groseros: si miles de millones de moscas comen mierda, hay que respetar el menú. ¿Qué somos las minorías frente a los mayorías?

Ahora, con Morales, Almagro, Canelas, Rodríguez Veltzé, vuelve la racionalidad: se debe aceptar el voto calificado. ¿Para qué hacer que voten millones de personas, si con la opinión de cinco jueces basta? Es incluso un concepto de eficiencia en el uso de los recursos.
Viva el voto calificado.

Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0