PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 17 de octubre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
José Percy Paredes Coimbra

Lucha contra la pobreza


2019-05-16 - 20:30:06
Mucho se dice en cuanto a la lucha contra la pobreza; se encuentra en la agenda de todos los países occidentales y en las recetas del Fondo Monetario Internacional y del Banco Interamericano de Desarrollo, en documentos de las Naciones Unidas y en los objetivos del Milenio; es un esfuerzo que debería ser coordinado entre todas las naciones pero que, lamentablemente, es más un enunciado que una intención.

Enunciado, en tanto las naciones más poderosas económicamente, se dedican a bloquear, arteramente, los recursos económicos de otras naciones en vías de desarrollo; o boicotear su productividad creando crisis humanitarias, las cuales adjudican a sus gobernantes sin reconocer que sus empresas son las que impiden que los países que no cuentan con industria de alta tecnología o simplemente industrias metalúrgicas, puedan contar con los insumos necesarios para continuar generando empleos y divisas, como es el caso de Venezuela que, desde 2013, viene soportando un boicot económico, productivo y social por parte de Estados Unidos y sus socios europeos.

Estados Unidos y sus socios europeos, lamentablemente, tienen una vieja fórmula que siguen aplicando a los países del AbyaYala, sin miramientos, colocándolos a merced de cobros indignantes e ilegales que, aplicados por estas naciones, asfixian economías que estaban en desarrollo, pauperizando a poblaciones enteras, ya sea por boicots económicos, ya sea por guerras instigadas por estas mismas naciones.

Dicho esto, me parece que Estados Unidos y sus socios europeos van en sentido contrario a lo que dicen sus documentos, sus instituciones y sus autoridades; tal vez estén haciendo algo por reducir la pobreza dentro de sus fronteras. Aunque su comportamiento nos hace deducir que en realidad no les importa la pobreza siquiera de sus propios conciudadanos; aparentemente su pobreza interna les molesta sólo porque da una mala imagen internacional, nada más.

Los países que verdaderamente se preocupan por reducir la pobreza al interior de sus fronteras, diseñan políticas inclusivas, redistribuyen equitativamente su riqueza. Esto es lo que nuestro gobierno nacional logró en estos años.

Hace poco, durante una entrevista a nuestro hermano presidente Evo Morales, éste indicó que: “la redistribución de la riqueza nos ha permitido bajar la pobreza; teníamos en 2006 más de 38% de extrema pobreza y llegamos el año pasado a menos de 15% de extrema pobreza”, enfatizó el Jefe de Estado, quien en su cuenta de twitter publicó: “el 2005 teníamos 38,24% de pobreza extrema, actualmente está en 15,2%, nuestra meta es reducirla hasta el 5% para 2025”.

Efectivamente, el año pasado, la extrema pobreza había sufrido un descenso de 23 puntos porcentuales en comparación con el año 2005. Bolivia lidera regionalmente la lucha contra la pobreza.

Las proyecciones del Ministerio de Economía dan cuenta que la extrema pobreza se reducirá al 5% hasta 2025, mediante la ejecución de una serie de programas de impacto social y la implementación de bonos sociales destinados a los adultos mayores, mujeres en gestación y escolares.

Así, por ejemplo, hasta enero de este año se beneficiaron 151.058 familias con la entrega de viviendas sociales, construidas con una inversión de 7.816 millones de bolivianos; la vivienda social está pensada para parejas jóvenes.

Además de ello, la seguridad social mejoró en un 100% los productos de subsidios pre y post natal y suplementos para adultos mayores que son entregados mensualmente a las y los beneficiarios, asegurando una alimentación sana y de calidad a mujeres gestantes, niños y adultos de la tercera edad.

Esto incide directamente en el mejoramiento de la calidad de vida de un enorme sector de la población. Muy unido al mejoramiento en la alimentación de nuestras familias, se encuentra el bono Juancito Pinto que incentiva a que los y las estudiantes no abandonen sus estudios y se los premia con este bono; a pesar de que todavía existe abandono escolar en los últimos años de primaria y secundaria, éste disminuyó considerablemente.

Entonces tenemos la ecuación: niños y jóvenes bien alimentados motivados para finalizar sus estudios secundarios, resultan en personas aptas para continuar sus estudios universitarios o técnicos superiores dando al país un mayor número de profesionales especializados que aportarán con sus conocimientos al crecimiento del país.

Desde 2006, el Gobierno presidido por nuestro hermano Evo Morales, redistribuyó la riqueza a través de rentas y bonos creados después del proceso de nacionalización de recursos naturales y empresas estratégicas del Estado, lo que promovió el crecimiento económico de Bolivia. En este lapso de tiempo, 1.8 millones de personas salieron de la pobreza extrema.

Éstos resultados positivos son posibles porque existe la voluntad y determinación de llevar a nuestra población a un mejor nivel de vida y por ello, se diseñan políticas acordes a esta decisión.

No hay misterio en la lucha contra la pobreza, lo más importante es la voluntad política de hacerlo.

Nuestro gobierno nacional está demostrando en los hechos que, si se quiere, ¡se puede!

Más publicaciones de José Percy Paredes Coimbra

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0