PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 22 de octubre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
José Percy Paredes Coimbra

Políticas sociales


2019-05-13 - 20:41:22
Como ya mencionamos en anteriores artículos, se buscó lograr una mejor distribución de nuestras riquezas, con tal de que los beneficios lleguen a la mayor cantidad de población; así se aumentó los recursos a Gobernaciones y Municipios y luego, de acuerdo a su capacidad de ejecución se mantuvo, se aumentó aún más o se redujo los montos para cada uno de estos niveles de gobierno.

Tanto en Gobernaciones como en Municipios, se hacen planes y proyectos para sus territorios; este es un ámbito donde se mejoró la llegada de recursos para la mejora de caminos, productividad, salud; pero también es, para el gobierno, importante que las y los ciudadanos reciban incentivos, especialmente para reducir comportamientos que venían en contra de la misma población.

En este sentido se instituyó el bono Juancito Pinto, con el fin de motivar a niños y niñas, así como a sus padres, a que estudien todo el ciclo básico sin hacer abandono, como venía sucediendo en anteriores gobiernos. A pesar de las críticas, el bono dio buenos resultados logrando reducir el abandono escolar.

Igualmente, el bono Juana Azurduy, incentiva a las mujeres en edad reproductiva, a realizar sus controles durante el embarazo y posteriormente al mismo. Este bono logró revertir una situación muy delicada, porque generalmente las mujeres que llegaban a la maternidad o a un centro materno – infantil, lo hacían sin haber se hecho un solo control médico, lo que tornaba riesgosa su atención; prácticamente se las atendía “a ciegas”, con los problemas que eso conlleva.

Hoy en día esta situación ya no es lo común, sino la excepción. Nuevamente, a pesar de las críticas y ataques de opositores a nuestro gobierno, el bono Juana Azurduy surtió el efecto deseado. Es decir que la entrega directa de bonos a la población, tiene efectos positivos.
Más recientemente, se vino implementando el segundo aguinaldo con el fin de llegar a trabajadores/as públicos y privados e incentivar una mayor productividad puesto que existe el segundo aguinaldo si la productividad nacional supera el 4%. Es una manera de motivar a trabajadores/as a dar lo mejor de sí y superar sus metas laborales. Esto beneficia a la empresa pública y privada, al país y a cada trabajador.

La Renta Dignidad, que se entrega a toda persona mayor de 60 años, de manera universal, así haya sido trabajador/a del campo o la ciudad, remunerado o no. Este es un gran avance y, la renta ha ido aumentando con el pasar del tiempo y del mejoramiento de las empresas del Estado, que son quienes la solventan.

Estas experiencias generadas en nuestro país, han sido ampliamente estudiadas por mecanismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, siendo ampliamente difundidos y apoyados por este último organismo, en muchos países hermanos. Es decir, no estábamos mal al implementar los bonos con el fin de revertir serios problemas sociales, así como afirmaban nuestros opositores.

Si nos ponemos a pensar, ¿hace cuanto tiempo que se callaron respecto a los bonos, que decían eran insostenibles? ¿Hace cuanto ya no se burlan de nuestra administración indicando que sólo en tiempos de bonanza los bonos serían posibles? Pues les recuerdo que ya hemos pasado por crisis económicas mundiales y se pudo mantener los bonos y sus bondades.

Contrariamente a los vaticinios de nuestros opositores, nuestra economía crece, los bonos se mantienen y logran revertir situaciones consideradas imposibles y, sin hacer alharaca, estamos generando nuevos empleos.

La información respecto a los nuevos empleos la hemos recabado del INE y de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia. Con el Programa de Inserción Laboral, el total generado, entre julio 2017 y diciembre 2018, fueron 4.445 empleos para jóvenes que trabajaban por primera vez. En ese mismo lapso de tiempo, se crearon 85.000 fuentes laborales, siendo que, de este total, el 34% corresponde a Santa Cruz, el 20% a Cochabamba y 20% a La Paz, sumando el saldo las demás regiones.

Las empresas de servicio en el ámbito gastronómico y hotelero, comercio, industria manufacturera y construcción, son las que están generando mayor oportunidad de empleo.

Con la creación de programas de generación de empleos, en coordinación con el empresariado privado, por año estamos generando entre 50 y 52 mil empleos adicionales en todo el país, sin descuidar a los jóvenes que buscan su primer empleo; con el Programa de Inserción Laboral, se incentiva la contratación de jóvenes de 18 a 35 años en el área urbana.

Estamos incidiendo positivamente en la reducción de la tasa de desempleo en el país y en el mejoramiento de la calidad de vida de nuestra población.

Más publicaciones de José Percy Paredes Coimbra

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0