PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 05 de diciembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPolíticaPaísEconomíaEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
José Percy Paredes Coimbra

A qué estamos jugando?


2019-05-07 - 22:37:35
No puedo dejar pasar esta oportunidad, cuando el sedicioso venezolano, Juan Guaidó hizo un papelón frente a su pueblo, a sus seguidores, a su jefe de partido y, frente a su socio – jefe, Donald Trump; de hecho hizo un tremendo papelón frente a todo el mundo!

Como si fuera la gran cosa, a las cinco de la mañana del martes 30 de Abril y, con la presencia de Leopoldo López – líder del partido, irónicamente denominado, ‘Voluntad Popular’, por el cual Guaidó es diputado, el mencionado golpista hace un llamado a la población y a la institución militar.

Esta es la quinta vez que la oposición vocifera que es la “ofensiva final” y el llamado de Guaidó a que las fuerzas militares se vuelquen a las calles a apoyar su golpe de estado, dejando en la indefensión al presidente constitucional de la nación bolivariana de Venezuela, no es otra cosa que sedición, clara y descarada, sedición!

De acuerdo a la Real Académia, se define sedición como: alzamiento colectivo y violento contra la autoridad y el orden público.

La intención de Guaidó al atrincherarse frente al cuartel militar de ‘La Carlota’, no fue fruto de la casualidad; el estar ahí desde las cinco de la mañana junto a seguidores y algunos oficiales de bajo rango, tenía como finalidad lograr que militares con voz y mando se unieran a su aventura sediciosa y también, estaban allí para irradiar esa imagen al mundo, ‘arregladitos’ para la “foto pa’lface”, o sea, para enviar una imagen de poder, de apoyo militar a su Operación Libertad; para tratar de mostrar al mundo vía plataformas sociales, que su delirio sedicioso recibió, finalmente, el apoyo militar del cual requiere si efectivamente quiere sentarse en el sillón presidencial.

Cabe resaltar que, a pesar de estar ahí, físicamenteen el mismo lugar, Leopoldo López, jefe del partido Voluntad Popular, no se acercó ni le dio la mano, ni una sola palabra fue dirigida a Juan Guaidó, quien supuestamente fue el autor de la liberación del jefe de su partido mediante una Amnistia proclamada por el a favor de supuestos ‘presos políticos’.

Es destacable esta falta de comunicación y aparente malestar entre estas dos personas porque demuestra que definitivamente es muy poco o nada lo que la población puede esperar de esta juntucha que quiere gobernar el país.

Recuerdo las reacciones de los diferentes partidos de oposición, y de sus jefes, cuando Guaidó se autoproclamó presidente ‘encargado’ de Venezuela. Tanto López como Capriles, no estuvieron de acuerdo con la autoproclamación de Guaidó; en primer lugar porque cada uno de los líderes partidistas de oposición, se consideran los únicos que pueden gobernar Venezuela; lo que significa que no hay unidad ni consenso en la oposición y, también, porque ellos no fueron informados y menos consultados sobre la intención de EUA de lanzar a Guaidó como ‘presidente encargado’ de Venezuela, en desmedro de sus intereses personales en la contienda política del hermano país. Estos dos elementos son suficientes para mantener a estos opositores en extremos opuestos.

Sin el apoyo del partido Voluntad Popular y su estructura, sin el apoyo del MUD (Mesa de Unidad Democrática), sin el apoyo de las Fuerzas Armadas de la Nación venezolana y con el apoyo de un grupito de choque (conformado por delincuentes salidos de la cárcel) y personas sorprendidas en su buena fe, que todavía creen que Guaidó puede cumplir con sus infinitas promesas de bienaventuranzas y abundancia (como el falso profeta que es), cómo pretende Guaidó responder a las demandas y necesidades reales del pueblo venezolano?

Será tan irresponsable que cree que es suficiente contar con el ‘apoyo’ del gigante del norte y sus aliados para reestructurar el país? Piensa siquiera que habrán préstamos con bajas tasas de interés para retomar la productividad? Que se levantarán las medidas que desde el 2013 y hasta hoy mantiene EUA y sus socios contra el comercio y la importación de Venezuela? ¿Cree la oveja que el lobo le va a ayudar a reunir al rebaño?

En serio, ¿a qué estamos jugando? ¿Qué piensa que está haciendo este sedicioso?

¿No se da cuenta que ni siquiera el jefe de su partido confía en los resultados de su aventura golpista? ¿No se dio cuenta que Leopoldo López ya abandonó el barco cuando pidió refugio en la embajada española?

Realmente ¿cree que contar con el apoyo de cincuenta países frente a ciento cincuenta que NO LO APOYAN, asegura estabilidad y gobernabilidad para su país y sus conciudadanos?

Dicen que es un buen cristiano; de eso tengo serias dudas, pero si es así, no debería estar analizando todo el sufrimiento por el cual ya pasó su pueblo y buscando una salida DIALOGADA, tal y como le ha pedido la Iglesia Católica, a la cual dice pertenecer? Y no digo una Iglesia Católica en genérico, quienes han pedido que se busque una salida dialogada para el conflicto han sido cardenales, obispos y el propio Papa Francisco.

Qué espera Guaidó, que el Papa vaya en persona a visitarlo para acceder a deponer sus actitudes belicistas que están dando pie a que EUA invada militarmente a su país, con el saldo doloroso y catastrófico que eso significa para la población y el país?

¿Acaso esas no son señales de que es un ser mezquino y egoísta? ¿Buscar su beneficio personal en desmedro del bienestar de toda una nación, es el actuar de un buen católico? ¿Ni siquiera de un buen católico, digamos, es el actuar de un cristiano militante, que quiere seguir los pasos de su salvador? ¿Por lo menos ese es el actuar de un ciudadano que verdaderamente quiere mejorar las condiciones de vida de su país?

Pues yo no lo creo; si es capaz de mentir como lo hace, echando la culpa de todos los males al actual gobierno sin siquiera mencionar el bloqueo económico al cual han sometido a Venezuela sus socios de la Operación Libertad, llevando a la asfixia económica a Venezuela, impidiendo que se puedan generar más empleos y mejores condiciones de vida para la población; no pasa de ser un mentiroso más, de esos que llenan las páginas de la política contemporánea.

Pregunto nuevamente; ¿señor “presidente encargado”, a qué está jugando?

Lo mismo pregunto a los países aliados a Guaidó y a los otros, a los países que no reconocen a Guaidó y confían en una salida dialogada al empantanamiento creado por la oposición, a éstos países que defienden verdaderamente la democracia y se oponen al militarismo; ¿a qué estamos jugando?

Más publicaciones de José Percy Paredes Coimbra

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0