PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 25 de agosto 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesEspectáculosVenezuelaMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Gary A. Rodríguez A.

Una nueva esperanza para el país


2019-05-01 - 21:13:03
Estando recientemente en La Paz, varios medios de prensa me preguntaron qué nuevas iniciativas podría encarar Bolivia para seguir avanzando como lo está haciendo con los biocombustibles, agrobiotecnología, internacionalización de puertos, apertura de mercados externos y diversificación de la oferta exportable, para crear más empleos y que nuestra gente viva mejor.

Providencial pregunta, pues me permitió abordar la preocupación y propuesta de solución que el nuevo Presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Lic. Pedro Colanzi Serrate, manifestó el día de su Posesión (25.4.19).

Como economista, Colanzi reflexionó: “¿Por qué un país con una envidiable geografía, con todos los pisos ecológicos, climas y microclimas, abundante agua dulce, minerales, hidrocarburos, bosques y tierras, no resulta atractivo para la inversión externa? ¿Será que la seguridad jurídica que ofrecemos es insuficiente? ¿Damos estímulos como otros países, con quienes competimos por esos mismos capitales?”

Y, como hombre del sector forestal maderero, mostró su desasosiego: En 2007 exportábamos productos madereros por más de 120 millones de dólares, pero hoy no llegamos a la mitad, ni en valor ni en volumen; sin embargo, su importación subió tanto, que desde 2014 Bolivia se ha convertido en importador nato en ese rubro. Dijo que el tipo de cambio fijo, la subida de costos internos y las devaluaciones en derredor nuestro, explican en parte tal situación.

Lamentó que la pérdida de mercados externos y del propio mercado interno haya provocado ya el cierre de más de 4.000 unidades productivas -90% pequeñas- y se haya perdido más de 25.000 empleos (podría empeorar). ¿Cuál la solución?

El Presidente del IBCE nos regaló esta esperanza: “Considerando el enorme potencial del país, Bolivia podría convertirse en un gran productor y exportador de productos forestales, ya que la demanda mundial es inconmensurable. La reactivación del sector generaría más de 100.000 nuevos empleos sostenibles y de calidad, y más de 1.300 millones de dólares, a mediano plazo”.

Para Colanzi -si el Estado controla el contrabando y las importaciones que compiten con una ventaja inequitativa en el mercado interno; si una Política de Estado estimula el aprovechamiento sustentable de los bosques y las plantaciones forestales industriales, e impulsa y facilita la exportación con valor agregado- entonces habrá más inversión, se producirá más para el mercado interno y externo, Bolivia crecerá más y habrá más empleo.

(*) Economista y Magíster en Comercio Internacional
Santa Cruz, 1 de mayode 2019

Más publicaciones de Gary A. Rodríguez A.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0