PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 15 de octubre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
José Percy Paredes Coimbra

Falsos profetas


2019-04-10 - 20:54:27
“Se necesita creatividad de la comunidad internacional para encauzar la crisis, como la propuesta del Grupo Internacional de Contacto” Toshiro Miki – Internacionalista

Ya hemos hablado de lo que pudo ser y no fue, sólo por la mezquindad y egocentrismo de las naciones que se creen líderes o dueñas de las demás, de esos que se creen dueños de la verdad, o nos quieren hacer creer que lo son. La iniciativa del Grupo de Contacto sigue vigente, continúan las naciones pacifistas y progresistas apostando por el diálogo, pero el país del norte y sus aliados, no están dispuestos a perder el petróleo que hace mucho desean y ahora están a pasos de saquear, bajo la mirada distante, egoísta e indiferente de naciones que debieron ir más allá de sus declaraciones, naciones que debieron actuar, de la misma manera que los aliados del país del norte actúan.
Cuando el gigante del norte vio que por los votos, de manera democrática no podría ganar a la revolución bolivariana, desde el primer gobierno del hermano comandante Hugo Chávez, comenzó a socavar el equilibrio y la paz de Venezuela; comenzó a crear, consolidar y fortalecer una crisis que en 2013 tuvo su pico más alto de agresión, aunque solapada, disimulada; en aquel año no fue evidente, pero sus repercusiones son las que han expulsado a miles de venezolanos y ahora tienen a Venezuela entre la espada y la pared.

Seguramente (y erróneamente también), el país del norte creyó que, ante el fallecimiento del comandante Hugo Chávez, habría debilitamiento del pensamiento bolivariano y de su gobierno de inclusión popular. Pensó que la política social diseñada y ejecutada por el gobierno bolivariano cambiaría, declinaría.

No contó con que el ideal de darle al pueblo mejor educación, salud y empleos para dignificar a cada venezolana y venezolano, no sólo se sostenía en la voluntad de aquel hombre visionario y carismático. Pues resulta que los programas sociales iniciados en el primer gobierno de Hugo Chavez, siguen vigentes porque son parte del sueño y de la utopía de todo un pueblo. De todos aquellos que quieren mejorar su vida y mejorar la vida de otros, de aquellos que ponen el hombro y lo poco que tienen servicio del bien común, porque saben que juntos, unidos, se hace el milagro de la multiplicación de los panes. Eso, nuestro hermano Jesús, el Cristo, nos enseñó. Y el gobierno bolivariano lo hizo carne.

En el año 2013, en el gobierno de Nicolás Maduro, se fundó el Sistema Nacional de Misiones, Grandes Misiones, Micro Misiones – Hugo Chávez; el Sistema unifica la administración de las diferentes misiones que hasta ese momento habían sido autónomas. Las Misiones, que son programas de educación, alfabetización, consultas médicas gratuitas, acceso a créditos subvencionados, además de programas científicos, culturales, políticos, dedicados a los derechos indígena y medio ambientales, iniciaron a principios del año 2000.

Las misiones fueron creadas para combatir la pobreza y la pobreza extrema; aproximadamente el 60% de la población venezolana, es decir, alrededor de 20 millones de personas se benefician de alguna o algunas de las misiones. Las misiones más importantes en la disminución y lucha contra la pobreza y la extrema pobreza son: “Misión Robinson”, de alfabetización; “Misión Barrio Adentro”, cobertura médica gratuita en áreas de pobreza y extrema pobreza; “Misión Mercal”, alimentos a precios subsidiados. Aunque no son las únicas, son el puntal de la lanza bolivariana para sacar a la población de la extrema pobreza y pobreza moderada.

Estas misiones han sido descritas como “la manera de combatir los casos extremos de exclusión” y como “el pilar del progreso en la lucha contra la pobreza”, por el entonces Director de la División Social de la CEPAL, Martin Hopen H., quién también afirmó: “Desde 2003 ha habido un proceso muy fuerte de reducción de la pobreza y el desempleo. Sobre eso no cabe la menor duda”. Hizo estas afirmaciones a la cadena BBC, en una entrevista el 2009.

En el año 2005, Venezuela fue declarada por la UNESCO, territorio libre de analfabetismo, tras escolarizar a un millón y medio de personas entre los años 2003 – 2005. El censo del 2011 ubica la tasa anual de analfabetismo, en un 4.9%. El aumento de becas de educación, han convertido a Venezuela en el 2° país, en América del Sur con el mayor número de universitarios; 2.6 millones de estudiantes universitarios en el 2014.

Podría realizar más de cinco artículos sobre las misiones bolivarianas; por ahora dejaré esta muestra, porque lo que me interesa en este momento es mostrar a todos quienes lean este artículo, que tanto Chávez como Maduro y sus equipos, no se dedicaron a publicitar las cosas buenas que hacen, se dedicaron a hacerlas y mejorarlas a cada año. Estas misiones siguen vigentes y se continúa apoyando ala población más desfavorecida. Pero los medios de comunicación aliados del gigante del norte y de los opositores vende patria venezolanos, jamás mencionaron ni una sola línea sobre estos programas.

Lo que sí hemos visto aparecer, y en abundancia, son los falsos profetas que prometen al pueblo un futuro mejor, y antes mismo de tomar Venezuela, ya están de rodillas con las manos extendidas pidiendo limosnas al país del norte y sus aliados bajo el nombrecito de “ayuda humanitaria”.

Venezuela y su pueblo no la necesitan, lo que sí necesitamos todos es que estos falsos profetas dejen de mentir y de asfixiar la economía venezolana como lo vienen haciendo descaradamente; hoy bajo el título de apoyar a los venezolanos, EUA ya erogó millones de dólares que está manejando el gobierno colombiano bajo el concepto de “ayuda humanitaria” para los migrantes venezolanos en sus fronteras. Lo mismo está haciendo Canadá (inexplicable y lamentablemente) que ya desembolsó 53 millones de dólares, la Unión Europea comprometió 5 millones de euros y, el patio trasero norteamericano, Costa Rica, ya envió vituallas, alimentos y medicinas, como vimos super abundantemente en la prensa. Será que alguien es tan ingenuo como para pensar que esa “ayuda humanitaria” no será cobrada a Venezuela, bajo el concepto de “préstamo”, si es que el sirviente local de Estados Unidos asume la presidencia de nuestro hermano país?

Falsos profetas hipócritas; sepulcros blanqueados que se muestran “dignos” por fuera pero que están putrefactos por dentro.

Hasta cuándo tendremos que soportarlos! ¿Cuándo reaccionaremos? Venezuela se mantiene de pie, firme, digna, pero si en verdad creemos que un proceso de diálogo es posible, considero que debemos actuar o acabarán invadiendo cobardemente a Venezuela.

Más publicaciones de José Percy Paredes Coimbra

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0