PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 15 de septiembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesEspectáculosVenezuelaMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Ciro Añez Núñez

El baile de la muerte


2019-02-25 - 19:32:53
El día viernes 22 de febrero del presente año, los medios de comunicación internacional como ser: Clarín de Argentina, El Comercio de Perú, CNN en Español, entre otros más, informaban sobre la muerte de dos personas indígenas en un enfrentamiento entre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y una comunidad indígena que está a favor del ingreso de la ayuda humanitaria al país, bloqueada por el régimen de Nicolás Maduro.

Al día siguiente, es decir el día sábado 23 de febrero de 2019, ante los medios de comunicación nacional e internacional, apareció Nicolás Maduro bailando salsa con su esposa cuando casi simultáneamente en las fronteras de Venezuela se desataba la violencia por la ayuda humanitaria.

Aquel baile del tirano lamentablemente no puede ser otro que el baile de la muerte pues bailó después de la muerte de dos indígenas venezolanos y mientras lo hacía, los medios de comunicación internacionales informaban que en la frontera con Colombia, los uniformados del gobierno de Maduro impidieron, con bombas lacrimógenas y balas de goma, el ingreso de furgones cargados de alimentos y medicinas por los puentes que comunican a las ciudades venezolanas de Ureña y San Antonio con la localidad colombiana Cúcuta, mayor centro de acopio de la ayuda humanitaria.

Entre las filas que apoyan a Nicolás Maduro, tras el intento fallido de ingresar ayuda humanitaria por fronteras de Brasil y Colombia, no faltó quien aplaudió a las fuerzas de seguridad del régimen de Maduro aduciendo que defendieron de forma cabal, la "dignidad" y "soberanía" de Venezuela y Latinoamérica, no siendo esto, otra cosa que un total y lamentable despropósito.

En la boca de los políticos es muy común escucharlos usar las palabras “dignidad” y “soberanía” como muletillas pero veamos que se entiende por cada una de ellas.

Dignidad es la cualidad del que se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y con respeto hacia sí mismo y hacia los demás; y, no deja que lo humillen ni degraden.

Cuando hablamos de Soberanía se dice que ésta reside esencialmente en la Nación (denominada también como el pueblo) y una manifestación de ésta es el poder estatal de tomar decisiones en última instancia, sin sometimiento a ninguna otra organización. En otras palabras, el poder estatal está supeditado y fundando en la soberanía del pueblo.

Ahora bien, recordemos que Nicolás Maduro fue "reelegido" entre denuncias de fraude y antes de darse tal situación, fue él quien convocó a una Asamblea Nacional Constituyente sin legitimidad (sin consultar al pueblo, al soberano), y fue ésta constituyente la que viabilizó la posibilidad de reelección. Con todo ello, queda claro que el gobierno de Maduro es una dictadura, no es democrática aunque usa ese término como estribillo o muletilla en sus discursos políticos.

Bajo estos antecedentes, de qué soberanía y dignidad estamos hablando, cuando resulta que el gobierno de Maduro en realidad fue fabricado, confeccionado y hecho a su medida por él mismo a través de una Asamblea Nacional Constituyente impuesta, es decir, exenta del titular de la soberanía; y, para el colmo de males, su comportamiento no es de respeto con su propia gente (que pide y requiere ayuda humanitaria) ni con los demás, por cuanto la comunidad internacional pretendiendo dar alimentos y medicinas al pueblo venezolano resulta que es atacado y reprimido brutalmente, quemando los furgones cargados de alimentos y medicinas, mientras baila públicamente mostrando una alegría por la faena realizada un día antes y ese mismo día.

Amnistía Internacional (AI), el año pasado, publicó un reporte sobre la situación extrema de los derechos humanos en Venezuela. Las medidas represivas del Estado Venezolano, según dicha organización, han ocasionado “graves violaciones a los derechos humanos y, en especial, ejecuciones extrajudiciales”. Mientras tanto, la OEA ha documentado 8.292 ejecuciones extrajudiciales desde el 2015 y que 12.000 venezolanos han sido detenidos arbitrariamente desde que Maduro fue elegido en el año 2013.

La crisis humanitaria incluye el colapso del sistema de salud, que según el Informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el régimen de Maduro detiene “a los médicos, pacientes y trabajadores de los medios de comunicación que denuncian la gravedad de la situación sanitaria” y también señala “la presencia de miembros de la Guardia Nacional Bolivariana, la milicia y los colectivos armados en el recinto de los hospitales, los que se ocupaban de impedir que periodistas y otras personas reunieran pruebas de las terribles condiciones imperantes”. Para más información acceder al link: https://www.ohchr.org/Documents/Countries/VE/VenezuelaReport2018_SP.pdf

El régimen de Maduro no puede ser digno ni soberano pues todos sus actos demuestran una imposición intencional de condiciones de vida a su propio pueblo dejándola a un nivel de esclavitud, supeditado a lo que él como amo diga, haga o disponga, al extremo que les priva de alimentos y medicinas; y, para el colmo de males se suman los recientes acontecimientos de muerte y violencia contra su propia gente siendo todo ello una forma de exterminio contra quien piensa diferente a él y a su régimen sin importarle siquiera la afrenta que ocasiona a la Comunidad Internacional que desea prestar ayuda humanitaria a ese pueblo sufrido.

Al propio estilo del perro del hortelano, el régimen de Maduro no come ni deja comer, por cuanto no provee a su pueblo de un buen sistema de salud pública pero tampoco deja que ingresen medicinas para paliar las graves deficiencias que ésta posee, por el contrario, las destruye, las quema.

Estamos frente a crímenes de lesa humanidad, previsto en el artículo 7 de la del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, lo cual incluye entre otras situaciones, los asesinatos y el exterminio, traducido como la imposición intencional de condiciones de vida, esto es: la privación del acceso a alimentos o medicinas, entre otras, encaminadas a causar la destrucción de parte de una población, todas estas conductas atentan a la humanidad.

Es una verdadera lástima, nada digno, ver a un dictador tirano con total insensibilidad, bailar en su salsa (grupo de seguidores, compuesto por funcionarios públicos, entre otros afines a su régimen) y darse el lujo de hablar de "soberanía" cuando resulta que el auténtico soberano de su país es quien se encuentra sometido, burlado, sufrido y apresado en su propio territorio, merced a los designios de él mismo (de Nicolás Maduro y su régimen), siendo él quien decide quien sale y quien entra, si pueden o no ser ayudados, si pueden tener o no medicinas o más alimentos.

A estas alturas, es ya imposible ocultar los crímenes de lesa humanidad de Maduro y llegó la hora que la Comunidad Internacional de forma decidida avance en la toma de decisiones y acciones que liberen al pueblo soberano de Venezuela que se encuentra oprimido y reprimido en manos de un dictador, donde finalmente éste último y sus secuaces sean juzgados y condenados por sus crímenes ante la Corte Penal Internacional.

En definitiva, todo lo acontecido por el régimen de Maduro no es digno ni soberano y el baile de la muerte que realizó es una muestra clara de su sadismo, propia de la personalidad déspota y tirana de un dictador y quienes lo aplaudan es lógico suponer que son de su misma condición, por ende debiera causar alarma y darse por avisado para evitar que en otras partes de Sudamérica continúe propiciándose aquel baile de la muerte junto al sufrimiento del pueblo soberano coaccionado.

Más publicaciones de Ciro Añez Núñez

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0