PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 18 de octubre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

La post verdad en la economía


2019-01-20 - 20:32:10
Con una insistencia sacada de un libreto repartido a todos los ministerios, el gobierno del presidente Morales lanza una serie de afirmaciones que no guardan relación con la realidad objetiva. La economía nacional no se libra de esto. La vicepresidencia dice que en Bolivia no existen niños con hambre, el Ministro de Energía e Hidrocarburos lleva al presidente al descubrimiento de un pozo que tiene récords de perforación pero ni una sola molécula de gas, el Ministro de Educación cree que los niños deben aprender en la escuela los éxitos de vida del presidente y así tenemos un gobierno que confecciona su propio mundo y trata de convencernos que esa es la Bolivia que tenemos.

Esta manera de crear mundos paralelos, es posible porque no existe un Estado donde los órganos de poder actúen con independencia y coordinen entre sí. Al no haber instancias de fiscalización el gobierno hace todo y no hace nada y solo queda la propaganda millonaria resonando en los oídos de la ciudadanía que a fuerza de escuchar termina por creer.

A medida que pasa el tiempo y se pueden obtener datos, las cifras comienzan a mostrar verdades que estallan testarudas y hacen añicos los sueños oficiales, el profesor Luis Carlos Jemio en su comentario sobre las “Exportaciones en Bolivia” nos dice que el país recibió 91.3 mil millones de dólares en los últimos doce años, producto del incremento de precios de las materias primas en los mercados internacionales. El gas representa el 47 por ciento de esa cifra, la minería el 34 por ciento y las exportaciones no tradicionales el 19 por ciento.

Como podemos ver tanto el gas como la minería fueron los pilares centrales de los ingresos nacionales. Esto no es nuevo, son los sectores tradicionales sobre los que gira la economía hace ciento noventa y dos años con la minería y hace sesenta con el gas. En el discurso oficial esto es, inédito y es el resultado de haber convertido al señor Evo Morales en presidente. La post verdad se crea para encandilar los oídos y mover la voluntad de las multitudes que deben ser convencidas de que solo un indígena originario podía lograr este milagro.

La paradoja es que el mercado capitalista hizo posible que los precios crecieran durante seis años otorgándole al gobierno socialista del MAS los recursos que le permiten confeccionar esa post verdad. Lastima que así como da quita. Y la biblia enseña que cuando uno vive la época de la bonanza debe ser prudente y debe ahorrar para cuando esa época pase y lleguen los momentos de la escasez.

Cosa que el gobierno no hizo. Se dedicó a gastar, duplicó el número de empleados públicos de 200 mil a 450 mil, creó empresas publicas innecesarias pero además ineficientes, destinó recursos para el confort político, y todo esto fue el resultado de un Presupuesto General ambicioso en sus cifras, concentrando el 80 por ciento de los gastos en las áreas políticas, militares y policiales, dejando esmirriados porcentajes para la salud y la educación.

Otro resultado que le juega en contra a la post verdad que trata de mostrarnos como realidad, son las inversiones de reposición de pozos en el gas y de vetas mineras. En trece años no pudieron y no supieron invertir en el sostenimiento de mayores reservas gasíferas y mineras. Una demostración de la enorme incapacidad para gobernar. Sabiendo que los ingresos nacionales, el 60 por ciento de las exportaciones, dependen de la producción de nuestras materias primas y que el valor de esta producción se define en los mercados internacionales, en estos trece años la ausencia de inversiones en gas y minería tienen como consecuencia la reconversión de los superávits fiscales y comerciales en déficits.

El estudio señalado nos dice que el gas ha representado el 43 por ciento de los ingresos de exportación entre el 2006 al 2017, esto significa en dólares 31.9 mil millones. El pico más alto de producción e ingresos fue el 2014 cuando exportamos 17.6 mil millones de metros cúbicos, o sea 48.3 millones m3/día. Un año después, 2015, la exportación de gas cae a 41.9 millones de m3/día. Junto con el volumen cae el precio, en un 65,6 por ciento, esto habría representado entre el 2015 al 2017 una perdida acumulada de 11 mil millones de dólares.

En paralelo las reservas de gas están en entredicho, mientras el gobierno dice que habrían 10.7 TCFs estudios especializados dicen que estas estarían alrededor de 4.5 TCFs. Mientras el consumo interno se incrementa y los mercados externos se constriñen. Esto tiene el problema de los precios subvencionados para el mercado interno que sumados a una posible reducción de volúmenes de gas para le exportación configuran un escenario preocupante para los próximos años.

Una figura parecida tenemos en la minería, donde el zinc y la plata se han destacado en las exportaciones del 2006 al 2017, fueron 31.1 mil millones de dólares el valor exportado por el sector de los cuales 18.2 mil millones son por el zinc y la plata, pero las inversiones también han brillado por su ausencia, después del año 2000 no se han repetido proyectos mineros como el de San Cristóbal, San Bartolomé y San Vicente.

Queda entonces demostrado que la post verdad del gobierno no tiene asidero real en la economía, que la ausencia de inversiones de reposición van a afectar el crecimiento y desarrollo social de los bolivianos en los próximos años y que el derroche de los recursos que se ha hecho nos ha dejado con la misma economía dependiente de la explotación de materias primas: minería y gas.

Más publicaciones de Dante N. Pino Archondo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0