PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 05 de diciembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPolíticaPaísEconomíaEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Humberto Vacaflor Ganam

Una Klockner para el litio


2018-12-14 - 18:50:29
La empresa alemana ACI Systems se hará cargo del proyecto para fabricar baterías de litio, en sociedad con la estatal Yacimientos de Litio Boliviano, según se ha anunciado, con el compromiso de que en cuatro años estarían funcionando los primeros autos eléctricos con esas baterías bolivianas.

El problema es que la tecnología alemana no tiene mucho prestigio que digamos en Bolivia desde el funesto caso de la fundición de Karachipampa, provista con un precio muy alto por la famosa Klockner, que costó 200 millones de dólares y no funciona desde hace cuarenta años. Bah, en realidad fue puesta a funcionar para fines publicitarios del actual gobierno, con la exhibición de unos lingotes de plata supuestamente producidos en ella, y luego hizo ¡plop!

Es el ícono de los elefantes blancos de Bolivia, incluso ahora que el gobierno del MAS ha construido otros, mucho más caros, y mucho más inútiles, como Bulo Bulo, la planta de Yacuiba, pero sobre todo las unidades industriales emplazadas en la región del Chapare. Allí, seguramente porque la gente es muy industriosa y con técnicas artesanales fabrica productos semielaborados que entrega a ágiles y alados compradores, el gobierno del MAS decidió instalar muchas industrias. Un homenaje al ingenio de los chapareños.

Los alemanes, es cierto, podrían decir que la Klockner entregó la fundición pero que no se responsabiliza por la idoneidad de la tecnología soviética, la Kivcet, de la que en su momento se dijo que sólo había sido usada para fundiciones de cobre. ¿Cómo le cobras una deuda a la URSS, que, felizmente, ha muerto? Se sabe que cobrar en los velorios es muy difícil.

Lo cierto es que la tecnología alemana tiene mala fama en Bolivia. Mi primo Gonzalo Ossio, quien vivió en Potosí por esa época, opina que el mejor aporte de Karachipampa es haber dado lugar a un muy buen juego de palabras en esa ciudad. Se decía de un personaje potosino que era “un plomo con complejo de plata”.

Aparte de este chiste, ¿qué hacemos con esta otra empresa alemana a cargo del próximo proyecto extractivista de la Bolivia extractivista? Se llama ACI Systems, y no suena a litio ni a autos eléctricos. Forma parte del ICI Group, está establecida en Zimnern ob Rottwell, dice su página en la red, pero de litio ni una palabra.

El anterior anuncio que hizo este gobierno sobre el litio hablaba de una planta de pilas de litio que se instalaría en Potosí. E iba a ser china, por supuesto. Luego se supo que sería solamente una ensambladora de pilas, con partes que se traerían del exterior. Y pronto se hizo el silencio. No se volvió a hablar de la ensambladora de pilas. Militantes de un partido comunista vinculado a la China estuvieron a cargo de esa iniciativa, los mismos que gastaron 800 millones de dólares en una planta de carbonato de litio que no produce, y espera venderlo, cuando lo produzca, a un mercado que está totalmente abastecido por australianos, chinos, chilenos y argentinos.

Es cierto, el binomio vetado por un referéndum está en campaña, pero eso no tendría que ser determinante para firmar contratos a la apurada, sólo porque los expertos en publicidad lo han sugerido.
Y se hace el anuncio a los pocos días de la difusión por parte de Bloomberg de un artículo escrito por Laura Millán Lombrana, en que se desahucia el proyecto del litio boliviano por una enorme razón: no hay confianza en el país pero sobre todo no hay confianza en el retorno de capital. Lo dice Chris Berry, de la House Mountain Partners.

¿Volver al blindaje y al Chapare?

Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0