PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 21 de octubre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Humberto Vacaflor Ganam

El gas y las uvas verdes


2018-12-01 - 02:48:09
Una muy conocida fábula de Esopo cuenta la historia de una zorra que, metida en un viñedo de uva seguramente Moscatel de Alejandría, de la que se hace el singani, trataba de alcanzar un racimo, pero al comprobar que no podía, decidió abandonar el intento y para consolarse dijo “están muy verdes”.

Ahora, el presidente Evo Morales, al comprobar que se ha agotado el gas natural y que el país no podrá contar con los ingresos que genera su exportación, dice que el país no necesita de esos recursos.

Una frase que le sirve de consuelo pero también le ahorra dar una explicación muy larga acerca de los errores cometidos por su gobierno que llevaron a esta situación, en que la Bolivia exportadora de gas se ha quedado sin gas.

La explicación sería muy larga y para hacerla tendría que admitir que su gobierno mintió al país en todos los pasos que dio sobre el gas, comenzando por llamarle “nacionalización” a una operación que, según lo divulga ahora Patrobrás, consistió solamente en la compra de activos de las empresas extranjeras.

En 1937 y en 1969 se hicieron las dos nacionalizaciones que consistieron en la expropiación de los activos de la Standard Oil y de la Golf Oil, respectivamente. No fueron compras de activos, fueron nacionalizaciones.

Otro error fue haber ofendido las empresas petroleras con una propaganda intensa que las acusaba de haber estafado al país, cuando el gobierno acababa de firmar con ellas unos contratos para que sean “operadoras” de YPFB.

¿Qué hicieron las petroleras? Huelga de brazos caídos. No invirtieron un centavo en buscar nuevos yacimientos para reemplazar a los que se estaban explotando de manera desaforada porque el gobierno necesitaba dinero.

Sólo la española Repsol dijo que estaba invirtiendo y hacía anuncios en las vísperas de todas las elecciones, anuncios de los que nadie se acordaba después. Y la rusa Gazprom, que anunció varias veces operaciones de exploración, aunque nunca mostró resultados. Las demás, ni un solo gesto, ni un solo guiño. Nada.

Y se dio el despilfarro. De un precio de1 dólar el millón de BTU, el gas boliviano pasó a costar 9 dólares, sólo porque el mercado mundial había registrado un déficit.

Ahora, el precio ha caído, los compradores vecinos no quieren comprar ilusiones, sólo gas, y saben que Bolivia no lo tiene.
El presidente Morales dice que el país puede vivir sin el gas. Lo que no termina de decir, porque quizá le dé vergüenza, es el nombre del producto de reemplazo.

Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0