PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 22 de octubre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

Prefiero ser idealista y no cómplice


2018-09-11 - 21:22:32
Después de todo lo que pude oír y leer sobre cual debe ser la conducta de los partidos políticos de oposición frente a lo que dispone la ley de organizaciones políticas, no pude menos que pensar si alguien habría contado las veces que desde nuestra creación como república hemos violado la constitución que juramos defender.

De atentado, al golpe de Estado, del sable a la dictadura, de esta al populismo y nuevamente al retorno del sable, gobiernos de caudillos bárbaros, gobiernos de democracias excluyentes, revoluciones nacionalistas, dictaduras militares y al final del siglo XXI pudimos establecer la democracia como la mejor forma de gobierno. Bolivia ha vivido el tormento de la inestabilidad y el uso del poder al servicio de minorías que han hecho del gobierno el instrumento y origen de su riqueza.

Y como nada es gratis, menos las luchas sociales, llegar a octubre de 1982 fue largo, penoso y sangriento. Desde entonces tenemos el período histórico democrático más importante de todos los tiempos. Consolidar esta democracia no fue el resultado del pragmatismo. Quienes ofrendaron la vida en este camino no fueron pragmáticos, ni listos ni mañosos, fueron patriotas que pusieron los ideales y los principios por encima de todo.

Desde ese agosto de 1971 en el que tuve mi primera experiencia como universitario para enfrentar al gobierno de Banzer, hasta ahora en el exilio siempre abracé con pasión la lucha por los ideales y los principios, que no se alquilan ni se venden, ni se entregan por la comodidad personal de vivir con los ojos vendados.

Y como ayer, cuando levantaba el puño en alto y gritaba “Marcelo vive la lucha sigue” hoy quiero levantar mi voz para reclamar a todos los que se sienten y creen en la democracia para que no transijan, que no negocien, que no rifen, que no la mercantilicen, que no escuchen a esos señores del pragmatismo que vienen a decirnos que es mejor participar en el sucio proyecto del gobierno que dejarlo ganar. Nos dicen que debemos ser pragmáticos, que hagamos lo que hagamos Evo Morales y Álvaro García ya son candidatos y que como esto es una realidad inevitable tenemos que ensuciarnos las manos y vender nuestros principios en aras de una posible victoria.

Cuantas veces desde la creación de la republica hemos violado la constitución que juramos defender, cuantas veces hemos hablado de libertad y de morir antes que esclavos vivir, ejecutando acciones y políticas alejadas de principios y valores, que no ha hecho otra cosa que sumirnos en la inestabilidad y el desasosiego. Ha podido mas el golpismo que la democracia y ahora que la recuperamos, no podemos dejar que unos cuantos bandidos, que no saben lo que es amar a Bolivia y nos han venido a cambiar el nombre, a desdibujar la bandera, a desdeñar nuestra identidad y a tirar abajo todo lo que construimos desde 1982 se salgan con la suya.

No es ser practico tenderles la mano para que justifiquen sus abyectas intenciones. Quienes creen que se puede vencer al tirano esgrimiendo la ley que él sabe usar a su favor para encubrir sus actos antidemocráticos y mostrarlos como si fueran democráticos, para que puedan reclamar el voto fraudulento como el origen de su legalidad, en las actuales condiciones solo les están asfaltándoles el camino.

Tampoco es cierto que un ciudadano iluminado que se dice puede vencer al tirano si se le enfrenta, como por arte de magia logrará esa victoria. Cuando nos dicen esto, se olvidan de ser pragmáticos y comienzan a ser idealistas en busca del milagro. Creer que el tirano convoca a unas elecciones que sabe perdidas es no conocerlo. Si lo hace es porque sabe que las tiene ganadas de antemano.

Si logramos vencer con los principios y los valores democráticos ahora, habremos terminado con todos aquellos que llegando al gobierno creen que pueden convertirse en su dueño. Este camino es más largo y difícil, pero es el correcto. Que la dupla oficial se quede sola, que la única candidatura oficial sea reconocida por el TSE, que el mundo sepa que gano sólo, y que ese voto fue el resultado del fraude. Pero no le demos oxigeno al moribundo.

Ya violaron la constitución, ya emitieron resoluciones infames, ya nos avisaron que no tienen intenciones de dejar el poder, ya nos dijeron que son propietarios del gobierno y nos amenazaron con la cárcel si no los dejamos hacer sus tropelías, en suma, ya nos notificaron todo lo que tenían que notificar y aún así hay quienes quieren seguirle el juego. ¿Por qué?

Más publicaciones de Dante N. Pino Archondo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0