PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 20 de octubre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

Trece años de engaños


2018-08-31 - 19:30:22
Se dice que durante el imperio incaico se enseñaba al pueblo a no ser ladrón (ama sua) a no ser flojo (ama quella) y no ser mentiroso (ama llulla), y seguramente estas advertencias se hacían porque así eran. Usted no pone una advertencia de No Fumar en un lugar donde nadie fuma. Hasta que no los conoces no puedes creer lo que son. Y ahora que dicen haber llegado al gobierno para quedarse 500 años, nos han demostrado hasta la saciedad que son ladrones, flojos y mentirosos.

Trece años de engaños, mentiras y corrupción pintan de cuerpo entero al gobierno de los originarios, indígenas campesinos, asociados en sindicatos corporativos, que comenzaron jurando que en su gobierno no habría “un muerto” que nadie robaría como los otros hicieron y que el pueblo recibiría lo que le pertenece.

No solo que llevan más de ochenta muertos y han robado a manos llenas, también han mentido, desde sus títulos profesionales, o de aquel hijo que tuvieron y nunca conocieron pero les permitió hacer sucios negocios hasta un supuesto separatismo que les sirvió para ajusticiar extranjeros y encarcelar y perseguir a compatriotas, o asesinar a sus propios viceministros, o inventarse juicios acusando a otros de haber hecho lo que ahora hicieron ellos con demasía, y de hacer referéndums que han decidido no respetar nos han dejado una estela de mentiras que ya las espaldas del pueblo no pueden cargar.

Desde la recuperación de la democracia en 1982 ha habido dos tiempos difíciles para Bolivia, aquel surgido del golpe de julio de 1980 que nos colocó como un país donde el narcotráfico emergió y este que se inició en diciembre de 2005 que lleva trece años y que ha logrado convertirnos en ese Estado delincuencial al servicio del narcotráfico.

En julio de 1980 fue una dictadura militar que fue duramente resistida al precio de ilustres vidas perdidas y este que sufrimos ahora nacido de las urnas con engaños y promesas que se han convertido en verdaderas pesadillas.

No les importa nada con tal de sostener este régimen de socios de la coca y sus derivados. Callar ahora esta verdad no tiene sentido.

Después de haber derrochado mas de 50 mil millones de dólares gracias al gas que fue sembrado por otros, después de no haber tenido la decencia de hacer una real nacionalización y de haber potenciado a YPFB nos vienen a contar que tenemos mas gas que antes, sin haber descubierto un solo pozo nuevo, es llegar a limites intolerables.

Solo la conducta del delincuente explica esta manera de usar la política. No podemos pretender tratar como se trata a un político al que es delincuente, pues este no conoce la decencia, no tiene palabra y menos moral, hoy día puede prometer el cielo y durante la noche desatar el infierno.

En estas condiciones creer que habrá elecciones democráticas es simplemente demencial. Con todo el prontuario que tienen en trece años y que es su carta de presentación para las nuevas elecciones aquellos que se avengan a seguir su juego serán tan viles y traidores como lo son estos originarios del cártel de la droga.

Más publicaciones de Dante N. Pino Archondo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0